«Los hermanos Sisters»: Audiard revitaliza el wéstern

Con su aportación al género el director francés propone una maravilla de filme, vigoroso y elegante, con un trabajo actoral

John C. Reilly (izquierda) y Joaquin Phoenix interpretan a los hermanos que dan título al filme
John C. Reilly (izquierda) y Joaquin Phoenix interpretan a los hermanos que dan título al filme

La tira de apocalípticos que habrán escrito y hablado sobre la muerte del wéstern, sazonándola de no pocas simplezas. La de notables filmes que nos ha birlado la pantalla grande española bajo la coartada de que al público ya no le interesan «las de vaqueros», cuyas excelencias más recientes serían las muy notables Hostiles (Scott Cooper) y La balada de Buster Scruggs (Joel y Ethan Coen). El reputado director francés Jacques Audiard (París, 1952), confirma con The Sisters Brothers que el género está muy vivo y que todavía es posible ofrecer ochomiles a lomos de un caballo, con revólveres y tiroteos, personajes hechos unos zorros, y en paisajes de Oregón y California, aunque en realidad fueron rodados -y nadie lo diría- en Almería, Navarra, Aragón e incluso Rumanía, sin que por eso quiebre su calidad. Audiard, cuya memoria de espectador juvenil está fijada a los años sesenta y setenta del pasado siglo, cuando su admirado cine del Oeste optó por la desmitificación del héroe y la añoranza de los viejos tiempos, así lo transmite en la peripecia de dos hermanos sicarios -a su manera, dos tarados- a los que un poderoso Comodoro encarga liquidar a un tercero.

Sumemos a los méritos la apasionante novela del canadiense Patrick deWitt para elevar al filme al podio de los grandes. Pervivirá y en su tono se rastrea a Peckimpah, Siegel, Aldrich e incluso Leone. Si la secuencia inicial es un prodigio visual gracias a la cámara de Benoit Debie, con un tiroteo nocturno inédito -al menos este crítico no recuerda algo así- que acaba brutalmente y que a su vez supone una concisa descripción de la pareja protagonista para iniciar su peripecia vital, que, al tiempo que un reencuentro, es un viaje al infierno, terrenal y personal. Si en lo narrativo transcurre vigorosa y elegante, el trabajo de arte es de diez, como la música de Desplat. Sobresalientes Phoenix y Reilly; soberbios, Gyllenhaal y Ahmed. Mención especial para el guion de Thomas Bidegain y el propio Audiard -¡qué diálogos!-, que no quiso filmar un wéstern como tal y le salió una maravilla. De las que cargan pilas.

«LOS HERMANOS SISTERS»

[«THE SISTERS BROTHERS»]

Francia-EE. UU.-España-Rumanía, 2018.

Director: Jacques Audiard.

Intérpretes: Joaquin Phoenix, John C. Reilly, Jake Gyllenhaal, Riz Ahmed, Rutger Hauer, Rebecca Root.

Wéstern. 121 min.

 

El veneno de la fiebre del oro

xesús fraga
Joaquin Phoenix (izquierda) y John C. Reilly interpretan a los hermanos Sisters
Joaquin Phoenix (izquierda) y John C. Reilly interpretan a los hermanos Sisters

Jacques Audiard lleva al cine la novela de Patrick deWitt «Los hermanos Sisters», un wéstern que plantea la tensión entre barbarie y civilización en el Oregón de 1851

A Jacques Audiard (París, 1952) no le importa reconocerlo: el wéstern nunca le ha llamado demasiado, ni como espectador ni como director. «No soy un gran aficionado al género», aclara. «Siendo francés, mis mitos son otros: la Revolución, las novelas del siglo XIX... seguro que Thom sabe más de wéstern que yo». Thom es Thomas Bidegain (Mauléon-Licharre, 1968), el guionista con el que Audiard ha filmado películas clave -Un profeta, De óxido y hueso, Dheepan- y cuya colaboración se repite en Los hermanos Sisters, que hoy llega a los cines. De hecho, el filme, que adapta la exitosa novela del canadiense Patrick deWitt, nació como un encargo de uno de sus protagonistas, John C. Reilly -el reparto lo completan Joaquin Phoenix, Jake Gyllenhaal y Riz Ahmed-, pero Audiard ha envuelto en algunas de las claves del wéstern -los Colt, los caballos, los pueblos polvorientos, los saloons y el whisky- una historia compleja, con varios niveles de interpretación.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

«Los hermanos Sisters»: Audiard revitaliza el wéstern