¿Qué pasará si Australia gana Eurovisión?

La australiana Kate Miller-Heidke parte esta noche como una de las grandes favoritas y ya es segunda en las casas de apuestas con «Zero Gravity»

La representante de Australia, Kate Miller-Heidke, durante la primera semifinal
La representante de Australia, Kate Miller-Heidke, durante la primera semifinal

¿Qué ocurrirá si Australia gana Eurovisión? Es una pregunta que muchos fans se hacen. Porque este país es toda una excepción en este certamen de la canción, empezando por su participación. En el 2015, cuando Eurovisión celebraba su 60.ª edición, la organización invitaba a Australia de modo supuestamente puntual. A pesar de que la convocatoria era solo para ese año, finalmente se amplió sin fecha de caducidad. Desde aquella, exceptuando el 2018, Australia ha quedado siempre en la parte alta de la tabla incluyendo un segundo puesto en el festival del 2016, en el que Dami Im consiguió vencer en votos del jurado pero finalmente la ucraniana Jamala se alzó con la victoria. Pero, ¿por qué fue invitada en primera instancia?

A lo largo de las cuatro ediciones en las que han luchado por el micrófono de cristal, muchos espectadores se han preguntado por qué la isla oceánica participaba en un concurso europeo. El motivo: el amplio seguimiento de Eurovisión en Australia. Más de 30 años de emisión del concurso y unas audiencias que rondaban los 3 millones de espectadores (aproximadamente la cifra que se alcanzó en el 2007 en España con D’Nash) sirvieron de aval para que en el 2015 el país recibiera una invitación para participar en el 60.º aniversario del festival. 

Australia tendría que seleccionar una ciudad europea para celebrar el festival en caso de victoria Este año, en línea con sus buenos resultados en anteriores ediciones, es una de las posibles candidatas a la victoria. La australiana Kate Miller-Heidke ya ocupa el segundo puesto en las casas de apuestas y podría llevarse el micrófono de cristal con Zero Gravity, así que más que nunca los eurofáns se preguntan qué pasaría si Australia gana el festival. Que no cunda el pánico, los seguidores del festival no tendrían que comprarse los billetes para Sídney y es que el acuerdo que tienen la Unión Europea de Radiodifusión y la cadena pública australiana SBS indica que en caso de que Australia gane Eurovisión deberá escoger una ciudad europea para celebrar el evento al año siguiente. Eso sí, la SBS deberá correr con la organización y los gastos. Aunque la ciudad no está seleccionada, en el 2015 la cadena australiana nombró Barcelona como una de sus opciones.

Australia se ha convertido en el primer país no miembro de la UER (Unión Europea de Radiodifusión) en ser participante de pleno derecho en el festival. La pertenencia a este ente es el requisito indispensable para presentarse a Eurovisión y, aunque Australia sí es miembro asociado (también lo son países como China o EE.UU.), conforma la primera excepción de la historia a esta regla. Pertenecer a la UER es lo que ha permitido que en las 63 ediciones que se cumplirán este año hayan asistido países como Marruecos o participen algunos como Israel o Azerbaiyán.

Más sobre Eurovisión

Comentarios

¿Qué pasará si Australia gana Eurovisión?