«Chernobyl», una asfixiante mirada al gran desastre nuclear

La serie, cuyos dos primeros capítulos ya están disponibles en HBO,  relata de manera magistral el accidente que marcó el principio del fin de la Unión Soviética


Como el Holocausto, las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki o el 11S, el accidente nuclear de Chernóbil es uno de esos momentos en los que la historia supera cualquier tipo de ficción. Estremece. En los dos capítulos emitidos hasta ahora de esta serie (hoy se estrena el tercero de cinco en HBO) ha ocurrido eso. La angustia del espectador al ver la fatal mezcla de ineptitud, desesperación, maldad y totalitarismo da fe de ello.

Magistralmente ambientada y fenomenalmente resuelta, la serie muestra una Unión Soviética gris, oxidada y con una población sumisa a unos líderes políticos arrogantes. Estos pensaban que por el simple hecho de decir que no había desastre este desaparecería. Craig Mazin, el director, lo sirve todo en crudo, sin paños calientes. De hecho, la serie empieza con el suicidio de Valeri Alekséyevich, el científico que alertó de la catástrofe, propuso evacuar Prípiat y se tuvo que enfrentar a su propio Gobierno cegado de poder. Lo encarna con brillantez Jared Harris, quien se acompaña en la gesta de Ulana Khomyuk, personaje de ficción interpretado por Emily Watson.

Rodada en una central nuclear de Lituania (levantada con el mismo diseño) y cuidando el máximo los detalles, Chernobyl se está revelando como la serie del año. Tensa, intensa y real. También sirve como un recordatorio sobre los sistemas políticos que prometen el paraíso en la tierra y arrojan a su pueblo al infierno a la primera de cambio.

CHERNOBYL

*****

Dirigida por: CraigMazin

Intérpretes: Jared Harris. Stellan Skarsgård, Emily Watson, Paul Ritter, Jessie Buckley

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

«Chernobyl», una asfixiante mirada al gran desastre nuclear