«Pokémon: detective Pikachu»: Cariñoso baño de nostalgia

De tono amable y desenlace previsible, la película adapta el videojuego de forma aceptable


A tener en cuenta que la película busca un destinatario prioritario: los chavales. A mayores, y como mucho, el target de nostálgicos cómplices, aquellos a los que el videojuego de Nintendo llenó parte de su memoria infantil. Al resto, servidor entre ellos, le queda valorar el producto como lo que es: un cariñoso artefacto destinado a hacer pasta, primero en taquilla, después con el merchandising y otras derivadas. Ni Warner, Nintendo, Legendary y sus socios, ni Letterman y sus tres coguionistas, aspiraban a otra cosa que a servir un mainstream de taquilla asegurada. La parte de CGI se esfuerza en mantener las esencia del universo pokémiano -hay una renuncia explícita a la espectacularidad ruidosa- y la trama tampoco requiere de reflexiones profundas. Un hijo busca a su padre desaparecido con la ayuda del Pokémon que le sobrevive, y no comentemos el resto para evitar spoiler. Se supone que abundan los guiños y las referencias a la franquicia y sus periferias, pero a un profano le están vedadas.

Llegado a ese punto, queda valorar el resultado en pantalla. Los foros dan por sentado que el experimento satisface a los seguidores del peluche amarillo y sus superpoderes, así que aquí paz y después gloria. Impera un tono amable y la trama discurre aceptable de ritmo -que para eso están los test screening previos, de los que nunca se habla pero haberlos haylos- aunque no pueda evitar lo previsible de un desenlace que te hace dejar la sala algo decepcionado pero con una sonrisa en los labios. Y si te toca acompañarte de un crío, pasarte por caja a llevarte el muñequito de marras por el que te endilgarán un puñado de euros… Cierto que Hollywood no tiene mucha fortuna cuando toca adaptar videojuegos, pero aquí se tiene la sensación de que no embarraron el original. Se suma a la tradición de mezclar actores reales con personajes obtenidos CGI, y no chirría, que no es poco. Anótese que el trabajo de Reynolds desaparece en gran parte con el doblaje, y que es posible que la secuela ya haya entrado en boxes para muy pronto. El negocio es el negocio.

«POKÉMON: DETECTIVE PIKACHU»

EE. UU.-Japón-Reino Unido, 2019.

Director: Rob Letterman.

Intérpretes: Ryan Reynolds, Justice Smith, Ken Watanabe, Bill Nighy, Chris Geere, Kathryn Newton.

Aventuras.

104 minutos.

Comentarios

«Pokémon: detective Pikachu»: Cariñoso baño de nostalgia