Una princesa en las fronteras del siglo XXI

Adrián Barbón

CULTURA

La princesa Leonor hace un recorrido por el Parque Nacional de la Montaña de Covadonga -embrión del actual Parque de los Picos de Europa- con motivo de la celebración del primer centenario
La princesa Leonor hace un recorrido por el Parque Nacional de la Montaña de Covadonga -embrión del actual Parque de los Picos de Europa- con motivo de la celebración del primer centenario Juan Carlos Hidalgo

15 oct 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Cada siglo se arruga con sus palabras, que son sus líneas de expresión, las que van surcándole, labrándole el rostro. Si pensamos en las de esta centuria, salen solas: cambio climático, feminismo, migraciones, diversidad, globalidad. Esta edición de los Premios Princesa las reúne todas. Estos días de octubre, Asturias congrega a los nombres del siglo XXI y yo, presidente del Principado, tengo el honor de darles la bienvenida.

Ellos representan el futuro y en esta edición de los premios, el porvenir tiene nombre de mujer: Leonor. La princesa en cuyo honor se entregan estos galardones asiste por primera vez a la gala con trece años, la misma edad que tenía su padre cuando pronunció su primer discurso en el Teatro Campoamor. Su presencia en este acto, al que también acudirá la infanta Sofía, sirve para afianzar una tradición y, al mismo tiempo, para avanzar hacia lo mejor de nuestro futuro. En palabras del propio rey Felipe VI, la asistencia de la princesa simboliza «el hoy y el mañana de los premios».

Hace pocas semanas, un panel de científicos de la ONU alertaba sobre el aumento imparable del nivel de los mares. De inmediato, volvieron a sucederse las imágenes de lo que ocurriría en ese futuro hipotético, ya un porvenir cercano, casi a la vuelta de la esquina: ciudades inundadas, deshielo, desertización, desaparición de las estaciones. Un desastre a nuestras puertas; un desastre en nuestras manos.