Otro año bajo la bota del cine fantástico

Spielberg, Fincher, Ridley Scott, Nolan, Miyazaki, Spike Lee, Ozon, Woody Allen, Caráx, Sorrentino, Fesser, Balagueró y Armendáriz, entre otros, regresan a la pantalla grande


Basta un rápido vistazo para corroborar que será la del 2020 otra temporada de cine bajo la bota del abusivo dominio del género fantástico y sus variantes, que superará la treintena de filmes, siempre apuntando desde Hollywood al mercado global. Una tendencia que confirmará en el 2021 James Cameron y sus secuelas de Avatar, cuya primera entrega quiere estrenar en el 2021 (habrá tres más). Muy de lejos le sigue la animación con poco más de una docena. Aguardan al espectador al menos medio centenar de títulos con sello de autor, lo que desmiente a los apocalípticos y su matraca de que el buen cine en pantalla grande ya es cosa del pasado, por mucho que algunos vengan amparados o coproducidos por Neflix, como líder del streaming y pese al castigo de los Globos de Oro.

En España, la asistencia a salas aumentó un 7% en el 2019 con la renovada versión Disney de El rey león liderando el ránking de recaudación con 37,1 millones de euros, seguido de la sorpresa del año, Joker, con 30. No le ha ido bien al cine español en taquilla, donde, la comedia Padre no hay más que uno, de Santiago Segura, con sus 14,2 millones, aparece como la más vista.

Salvo un campanazo a lo Joker, la novena de Fast & Furious, el Disney Mulan, ahora con actores, Eternals y Viuda negra (ambos de Marvel), Soul de Pixar y el nuevo 007 Sin tiempo para morir no impiden las reservas de la exhibición comercial en cuanto al balance del curso que comienza, marcado por no pocas secuelas -entre ellas Top Gun: Maverick.

Es verdad que el más de medio centenar de prestigiosos autores que regresan a la cartelera contribuirán a mejorar la estima del cine como séptimo arte. En parte gracias al singular aumento de la coproducción internacional en un mundo más global, en donde Hollywood ya financia pocos proyectos en solitario. El primero de ellos, 1917, incursión en la Gran Guerra del británico Sam Mendes, que se estrena mañana con fuerte aroma a Óscar tras su éxito en los Globos de Oro. También tocará el bélico Spike Lee con Da 5 bloods, una de veteranos de Vietnam que regresan a la jungla años después. Llamativo será el lifting de Spielberg sobre West Side Story, el musical de Jerome Robbins y Leonard Bernstein, género que también tocará el director francés Leos Caráx con Annette, cinta protagonizada por Marion Cotillard.

Aunque si se valora lo insólito debe hablarse de la incursión en el wéstern de Peter Greengrass y Tom Hanks con News of the World, prevista para diciembre próximo (y entrar de lleno en los Óscar 2021), como hará el expectante fantástico Dune en una nueva vuelta de tuerca sobre la novela de Frank Herbert, por el canadiense Denis Villeneuve, autor de Blade Runner 2049 previa bendición de Ridley Scott. Este, por cierto, volverá sobre el universo de su conradiana Los duelistas (1977) para rodar The Last Duel, cinta ambientada en el siglo XIV y sobre una narración de Eric Jager publicada en el 2004.

En julio llegará la apetitosa Tenet de Christopher Nolan, intriga de espionaje con toques fantásticos. Aunque para thriller desmadrado The Gentleman: los señores de la mafia, de Guy Ritchie, que se estrenará el 28 de febrero.

La vida de Cristo

En el apartado de cineastas rarillos, destacan Terrence Malick con su The Last Planet sobre pasajes de la vida de Cristo y Wes Anderson con una de periodistas en The French Dispatch. Se añaden dos valores seguros, Soderbergh con la comedia Let Them All Talk para Meryl Streep y David Fincher que se mete dentro del cine con Mank sobre el calvario de Herman Mankiewicz y el rodaje de su guion de Ciudadano Kane para Welles. Finalmente, sobresalen dos veteranos: el japonés Hayao Miyazaki espera presentar su animación ¿Cómo vives? y Woody Allen la comedia Rifkin’s Festival, filmada en San Sebastián.

A este lado del Atlántico, el italiano Paolo Sorrentino guía a Jennifer Lawrence en el thriller Mob Girl, el francés François Ozon ofrecerá el drama Eté 84 y el italiano Gianni Amelio se acercará al ocaso vital de Bettino Craxi en su refugio tunecino de Hammamet.

Del cine español se caen este año Almodóvar y Amenábar, pero volverán Jaume Balagueró con Way Down y Daniel Calparsoro con Hasta el cielo, ambas con el actor lucense Luis Tosar. También Montxo Armendáriz con Kanada, Gracia Querejeta con Invisibles, Javier Fesser con Historias lamentables, entre muchas otras que incluyen Bajocero de Luis Quiles, La hija de Martín Cuenca y Hogar de los hermanos Álex y David Pastor, las tres con el ferrolano Javier Gutiérrez en el cartel.

A la oferta se suma el cine gallego, con una decena de producciones a estrenar (o rodar).

Comentarios

Otro año bajo la bota del cine fantástico