Ana Guerra: «Soy de noche, como los búhos»

Se confiesa muy perfeccionista y apunta que ser enfermera podría ser su plan b, una profesión que no descarta. Estos días nos presenta su nuevo «single», un tema con aires latinos


Ana Guerra (Tenerife, 1994) con tan solo 26 años,cuenta ya con nueve discos de platino y casi un millón de seguidores en redes sociales. Sin prisa, pero sin pausa, Ana War, como la conocen sus fans, nos presenta, en pleno confinamiento, el single Tarde o temprano. ¿Ilusiones? «Cantar con Juan Luis Guerra, me fascina», asegura.

-Regresas con un tema muy positivo. Justo lo que necesitamos en estos momentos tan difíciles.

- Pues sí. Y ha sido un poco de casualidad, porque el tema está conmigo desde hace mucho tiempo. Me apetecía lanzar un mensaje divertido, dinámico, con sonidos frescos como los tiene esta canción. La letra dice: «Tarde o temprano llegará tu vida», en el sentido de que todo esto pasará. Sin quererlo, he lanzado un mensaje optimista frente a esta situación tan cruel.

-¿Y a ti, por qué te ha dado estos días?

-Yo estoy haciendo deporte, ahora ya no tengo excusa. Los días que me apetece más bailar y cantar, me apunto a clases de zumba en directo y otros días entreno los diferentes grupos musculares para estar en forma. También, me ha dado por hacer punto, porque me relaja mucho. E incluso me he atrevido a ponerme el delantal algún día y me he lanzado a preparar un pescadito al horno con patatas panaderas. Y me quedó muy rico.

-Siguiendo el título del nuevo single ¿Eres más de tarde o de mañana?

-Soy de tarde noche para todo. Me gusta dormirme de madrugada y levantarme tarde. Soy de noche como los búhos. Lo de madrugar no va conmigo.

-Cada tarde a las ocho, tenemos una cita en los balcones. ¿Te has arrancado a interpretar algún tema a tus vecinos?

-Por supuesto. Todos los días salgo a aplaudir y paso lista por si falta alguien. ¡Jajaja! No me he planteado cantar en el balcón a mis vecinos, porque me da mucha vergüenza, no me atrevo. Mi sitio es el escenario.

-Cuando vayamos poco a poco recuperando esa llamada nueva normalidad, ¿qué es lo primero que te apetece hacer?

-Estoy deseando viajar a Tenerife para reunirme con toda mi gente y compartir una rica comida para celebrar que estamos todos bien. Ya queda menos.

-Muchos de los conciertos que tenías ya cerrados se han cancelado.

-Pues sí. Vienen meses complicados para todos y los artistas también vamos a sufrir las difíciles consecuencias que está provocando esta crisis sanitaria. Intento ir al día, no pensar en planes de futuro, para no agobiarme, además no dependen de mí. Tengo claro, que si me ponen un concierto en agosto, allí estaré, para darlo todo sobre el escenario. Pero las prioridades van a cambiar. Las familias preferirán pagar los gastos imprescindibles como la hipoteca y hacer la compra, antes que comprar entradas para irse de concierto.

-¿Qué te viene a la cabeza si te menciono «Operación Triunfo»?

-¡Uf! A veces tengo la sensación de que fue un sueño, como si no hubiera pasado y en otros momentos, me parece que fue ayer. Guardo recuerdos súper positivos del programa, además aprendí mucho y me dio la oportunidad de demostrar mi talento al público. Me siento muy agradecida.

-¿Alguna ilusión profesional?

-Sí. Me gustaría cantar con Juan Luis Guerra, es un gran artista y siempre he seguido la pista de sus trabajos. Sería increíble compartir escenario con él.

-¿Esta crisis ha hecho que te replantees algunos aspectos de tu vida? ¿Nuevas facetas personales?

-Estos días, creo que muchos estamos reflexionando acerca de cómo de un momento para otro puede cambiar tu vida y ponerla del revés. Por eso, y teniendo muy presente la gran labor que están realizando los sanitarios para combatir la epidemia y cuidar de nosotros, me han entrado muchas ganas de hacer la carrera de enfermería. Siempre ha sido mi otra gran vocación, porque mi padre es enfermero y he vivido el amor por el oficio desde pequeña en casa. Ser enfermera podría ser mi plan b, me gusta cuidar de los demás.

-Estudiaste ocho años flauta travesera. ¿Por qué?

-En principio iba para chelista, pero cuando escuché al profesor de flauta tocar la canción de Chiuahua, me emocioné. Y así fue cómo acabé estudiando ocho años de flauta travesera. En el conservatorio también estudié canto.

-Cuéntanos un rasgo de tu carácter.

¡Uy! Soy muy perfeccionista y exigente conmigo y con los demás. Me gusta darme al cien por cien en cada cosa que hago y necesito que los demás se comprometan y se involucren al máximo.

Comentarios

Ana Guerra: «Soy de noche, como los búhos»