«Querido diario», escribir para atravesar la cuarentena

La escritura expresiva es una herramienta que puede ayudar a superar las dificultades de la pandemia

X. F.
Redacción / La Voz

Con decenas de países en cuarentena por la pandemia del covid-19 y a meses de la posibilidad de contar con una vacuna, el distanciamiento social se está convirtiendo en una nueva configuración para las relaciones humanas. Este contexto es una oportunidad única para replegarse hacia el interior, mirarse a uno mismo y entrar en contacto con las emociones más profundas. Una herramienta muy poderosa para lograrlo es la escritura expresiva.

Empleados desde los años ochenta en tratamientos de salud mental, los diarios íntimos o personales tienen un enorme potencial para desarrollar la subjetividad y la reflexión, disminuir la ansiedad y ordenar los pensamientos. Diversos estudios han demostrado a lo largo de décadas los beneficios que tiene la escritura expresiva en la salud tanto mental como física. 

En primer lugar, la escritura expresiva permite ordenar las ideas e interiorizar lo que ha pasado tras un evento traumático, explica el psicoterapeuta Adrián Montesano. Esto ayuda a enfrentar el proceso emocional del trauma y a comprenderlo, disminuyendo la ansiedad y el miedo. Los diarios personales permiten ver la propia experiencia desde nuevas perspectivas más optimistas, valorando los buenos momentos y rescatando aprendizajes de los malos.

Estimular la memoria

En segundo lugar, es un hábito que estimula la memoria. Además, escribir facilita el aprendizaje al fijar las ideas y los progresos, habilitando la reflexión sobre ellos. En este sentido, la escritura a mano en particular ejercita la memoria y acelera el logro de objetivos, según el doctor en psicología Benjamin Hardy. 

Por otro lado, la práctica de escribir en un diario íntimo está asociada a una mejor salud física. Un estudio del psicólogo pionero en terapia de escritura, James Pennebaker, sugiere que llevar un diario potencia la respuesta inmune del cuerpo ante enfermedades como el asma, la artritis y hasta el VIH. Otro estudio de la Universidad de Auckland ha hallado que esta práctica acelera la curación de heridas. 

Tags
VIH
Comentarios

«Querido diario», escribir para atravesar la cuarentena