Álvaro Pombo: «El poliamor me parece una broma»

CULTURA

Álvaro Pombo, en su casa con su gato negro
Álvaro Pombo, en su casa con su gato negro Iñaki Laguna

«Prefiero morirme yo a que se muera el gato», asegura el escritor y académico, que habla sobre su compañero de piso en la pandemia, de la amistad, el amor, la literatura y la vida

20 nov 2020 . Actualizado a las 09:12 h.

Don Álvaro Pombo (Santander, 1939) es «muy bueno por teléfono». Lo dice él mismo, que vive y escribe desde hace años prácticamente confinado con su gato negro, el original que inspira el personaje de Rudyard-Barraquito en su última novela, El destino de un gato común. «Yo es que he sido telefonista durante años, telefonista del Banco Urquijo de Londres. Cuando terminé la carrera de Filología me fui a Londres e hice cuatro años en Birkbeck. Después de conseguir el título de Bachelor of Arts in Philosophy, estuve trabajando en unas cosas y otras, y me tenía que colocar. Seguí en Londres por un tiempo más... Esto hace muchos años, en 1970, me parece», empieza a tirar del hilo del ovillo de su vida el escritor y académico de la RAE. «Y así me surgió lo de telefonista. Por eso soy muy bueno por teléfono».

­-Es una cualidad en estos tiempos.

-Sí. Ahora todo el mundo vive por teléfono. Pero hay gente que se queda cortada por teléfono. A mí no me pasa...

­-Tampoco le pasa escribiendo. Su literatura tiene zarpa para todo: la nostalgia militar, la nueva maternidad, las sombras familiares, la erosión del matrimonio...