Rubén Juste, sociólogo: «Las mujeres tienen la llave para salir de esta crisis»

CULTURA

«El espíritu de Silicon Valley nos domina por completo», advierte el autor del superventas «IBEX 35», que define a la nueva clase dominante, «gente muy vinculada a las nuevas tecnologías y a los fondos de inversión». La amenaza es un mundo como «Westworld», apunta. ¿Hay alternativa?

25 ene 2021 . Actualizado a las 20:50 h.

El covid ha sacado a relucir el «verdadero bienestar», un bienestar que sabe qué es lo esencial, afirma el sociólogo y consultor político Rubén Juste, autor del bestseller Ibex 35. Algunos políticos y empresarios empezaron a vender un estado de bienestar futuro «más allá de las instituciones conocidas», del que hay ecos en Westworld, apunta, ese parque de atracciones tecnológico que recrea HBO. «Nada es lo que aparenta en el mundo virtual -advierte el experto-. Vivimos una transición digital, que se abre paso en el ocio y el ámbito laboral en un país que se sitúa entre los primeros con mayor número de trabajos susceptibles de ser sustituidos por robots». El poder ha mutado. Los gigantes son y serán las grandes tecnológicas, la «nueva clase dominante» de la que habla Rubén Juste. «El mundo se debate entre Investworld y las unidades de cuidados intensivos», subraya el autor de La nueva clase dominante. Él acerca la realidad a través de ficciones como Matrix.

-¿Quién tendrá el poder, qué perfil tiene esa nueva clase dominante?

-Es gente muy preparada, muy vinculada a las nuevas tecnologías y a los fondos de inversión.

-¿En qué se diferencian los nuevos de los antiguos poderosos?

-No están tan vinculados al Estado, a las instituciones tradicionales: los partidos, las grandes empresas y organizaciones que han dominado hasta ahora el ecosistema de nuestra vida social. El espíritu de Silicon Valley nos dominará por completo.

«Bezos es el gran triunfador de esta crisis. Nunca Amazon fue tan útil»

-¿Será Bezos el dueño del mundo?

-Sí, es el gran triunfador de esta crisis, un hombre que controla prácticamente el mercado, y se sustenta en este dominio como arma de presión. Nunca un pedido de Amazon fue tan útil y necesario como durante el confinamiento. Se ve también en Galicia... Todos lo hemos visto con Google. Se cae Google, se cae el mundo. Es el arma de dominio, el control total del mercado.

-Se ha bautizado a Amazon como «la nueva Cruz Roja», lo que encierra una contradicción, ¿no?

-Claro, ¡piensa que Amazon se ha convertido en la mayor farmacéutica! ¿Qué papel tienen ahí las pequeñas para negociar, precios y qué papel tiene el consumidor como beneficiario de un sistema que ejerce un monopolio pero con funcionalidad pública. Porque a todos nos interesa, por ejemplo en el caso de las medicinas, recibirlas satisfactoriamente, en un tiempo y sobre todo a un precio. Amazon explica el nuevo modelo. Vivimos un cambio de época.

-Pero no como en la Transición...

-Todo el mundo tiene en la cabeza lo que sucedió en los 80 en nuestro país, cuando cambió la gran industria, y políticamente muchas cosas. Eso tuvo que ver con unos actores, que eran los bancos de inversión, que de repente se dedicaron a actuar de cara a las reconversiones industriales, privatizaciones masivas, que reconfiguraron Europa. Hoy vemos algo similar, pero mucho más acelerado.

«El proceso digital trae una serie de monopolios que van a transformar nuestra vida cotidiana»

-¿Cuál es la mayor diferencia?

-Todo este proceso de digitalización, que detrás lo que trae es un sistema de monopolios que va a transformar nuestra vida cotidiana.

-¿En qué lo notaremos más?

-El móvil determina ya nuestras relaciones. Si hasta ahora vivimos un proceso de transformación impulsado por empresas como Google o Amazon, que venían controlando amplias áreas de nuestro día a día (trabajo, ocio, intercambio de comunicación, las relaciones...), esta crisis ha acelerado el proceso y ahora lo vamos a ver con conflicto. Porque los Estados se han dado de cuenta de que los están sustituyendo. En el caso de Estados Unidos, por ejemplo, que determinadas agencias federales se hayan planteado que eres un monopolio, que hay que dividir Facebook, o que la UE considere que hay que dividir las grandes tecnológicas... Hablamos de monopolios tanto en el área de la financiación como en las empresas. En el caso de BlackRock, la primera gestora de fondos del mundo, tenemos un monopolio en la sombra. El mayor problema al que nos vemos abocados es la gran concentración, que ha pegado un gran acelerón con esta crisis.