John Banville: «Me resulta casi imposible leer mi obra, me pone literalmente enfermo»

CULTURA

John Banville prescindirá del seudónimo Benjamin Black menos en las ediciones españolas
John Banville prescindirá del seudónimo Benjamin Black menos en las ediciones españolas PACO RODRÍGUEZ

La octava entrega protagonizada por el patólogo Quirke transcurre a San Sebastián

02 feb 2021 . Actualizado a las 08:45 h.

Quirke viaja en esta ocasión a San Sebastián para disfrutar de unas vacaciones, pero muy pronto todo se complica. Este es el inicio de Quirke en San Sebastián (Alfaguara), la octava entrega protagonizada por el peculiar patólogo, en la que también aparece el inspector Strafford, por quien siente una gran antipatía. La obra está firmada por Benjamin Black, un maestro indiscutible de la novela negra. Pero Benjamin Black en realidad es John Banville (Wexford, Irlanda, 1945), ganador de premios tan prestigiosos como el Príncipe de Asturias de las Letras, el Booker, por El mar, o el Franz Kafka, y uno de los más grandes escritores contemporáneos, autor de obras como Antigua luz, El intocable, La guitarra azul o La señora Osmond.

-¿Por qué decidió desplazar a Quirke a San Sebastián? ¿Qué le ofrecía esa ciudad?

-Había pasado unos días en San Sebastián, lo suficiente como para enamorarme de la ciudad, así que pensé, ¿por qué no enviar a Quirke aquí de vacaciones? Quería que comiera y bebiera bien, que hiciera el amor. Aunque detesta estar de vacaciones. Y si ha leído el libro, sabrá lo mal que le van las cosas en España. Es una de esas pobres criaturas que todo lo que tocan se convierte en tragedia, una especie de personaje maldito, en parte por su culpa y en parte porque el mundo es como es. Realmente quería averiguar si podía ambientar una novela negra fuera de Irlanda. Tuvo sus dificultades, ya que, por supuesto, no conozco España tan profundamente como Irlanda. Fue un experimento interesante para mí.

-¿Por qué ha decidido que Benjamin Black deje de firmar sus libros, excepto en España?

-Muy sencillo. Para escribir Quirke en San Sebastián, que es una secuela de En busca de April, tuve que volver a ese libro para comprobar mis datos. Como me resulta casi imposible leer mi propia obra, me pone literalmente enfermo, se me ocurrió escucharla en forma de audiolibro. Y así lo hice. Al escucharla interpretada por una voz ajena, pude ser objetivo. Luego escuché otras leídas por el mismo actor, Timothy Dalton, y me dije, «sabes, estos libros no están nada mal». ¿Por qué, entonces, necesitaría un seudónimo? Así que decidí eliminarlo para el mundo angloparlante. Pero Benjamin Black era demasiado conocido en España, así que le he dejado emigrar al sur. Espero que sea feliz en España, o al menos en el mundo hispanohablante.