Marta Robles: «En la historia de España hay dos reyes muy adictos al sexo»

CULTURA

Marta Robles revela que España tuvo una reina mora en «Pasiones carnales»
Marta Robles revela que España tuvo una reina mora en «Pasiones carnales» Gonzalo Pérez Mata

La escritora desnuda nuestra historia, aireando las pasiones, vicios y anécdotas de los reyes que han cambiado el rumbo de España.  ¿Quién fue el soberano más promiscuo?

01 abr 2021 . Actualizado a las 10:38 h.

La sombra de las pasiones reales es alargada sobre la historia de España, desde don Rodrigo, último rey visigodo, hasta Alfonso XIII, tanto que da para un Juego de Tronos ibérico con sabrosas y matadoras anécdotas que superan la ficción. Esta la historia que no se cuenta, pero airea Marta Robles en Pasiones carnales, un repaso con humor y rigor de las debilidades sexuales y amorosas de los reyes y reinas de nuestra historia. «Las biografías oficiales suelen pecar de puritanismo e intereses partidistas, con lo cual al desgranar la historia de España se ofrece el escaparate, pero no la trastienda. Las pasiones carnales que cambian la historia son las de los poderosos, y en nuestro país durante siglos quienes han ostentado el poder absoluto han sido los reyes».

­-Recorre 12 siglos de historia para invitarnos a entrar en esa trastienda. ¿Por qué se decidió a espiar?

-Porque en una conversación con la directora de Espasa, Ana Rosa Semprún, hablamos de un libro que había en México que a través de cuatro personajes contaba algunos episodios concretos de la historia y era muy instructivo y divertido. Pensé que lo que había que hacer era una historia más osada y más grande que fuese una radiografía de la historia de España.

­-¿Qué refleja esta radiografía?

-Que todos los reyes, reinas y poderosos son tan humanos como lo somos nosotros, que tienen pasiones en torno a las cuales hay toda clase de sentimientos: amor, traición, odio, lealtad, celos, ganas de matar... Hay varios asesinatos y violaciones en la trastienda de la historia de España. En realidad, la historia se cuenta de un lado, pero se escribe del otro.

«La pasión es consustancial al poder. En la historia de España hubo más amores ilícitos que lícitos»

-¿Qué ha movido más a los reyes de España, la ambición o el amor?

-La ambición es una constante, pero la pasión es consustancial a la ambición y el poder. Cuando una persona accede al poder, de alguna forma piensa que tiene esa capacidad de recompensa que son las pasiones carnales. Ambición y el amor se juntan mucho en la historia de nuestros reyes, porque el matrimonio no era más que una extensión del contrato de los propios reinados. Ahí no había amor, solo los intereses de los reinos para buscar alianzas o hacerse poderosos. Entonces estaba admitido que los reyes (que no las reinas) se pudiesen procurar fuera esa satisfacción carnal. Pero esas pasiones a ellos los vuelven vulnerables y eso hace que cambien el destino al que quieren llegar. En la historia de España hubo más amores ilícitos que lícitos.

-¿Quién es el rey más promiscuo de la historia de España?

-Dos. Nuestros reyes más adictos al sexo fueron Felipe IV y Alfonso XIII. De ninguno de los dos se ha llegado a conocer con seguridad el número de hijos y relaciones. ¡Eran de una promiscuidad frenética! Al primero le daba igual la condición de sus amantes con tal de que las relaciones fueran cortas, solo tuvo una más larga con la Calderona. Uno era Austria y el otro Borbón, así que en todas dinastías cuecen habas. En cuanto a las perversiones de cada cual, Felipe IV se obsesionó con una monja y Alfonso XIII era un devoto del porno que incluso contribuyó a los guiones de veinte películas, que rodó para él la productora que cubría los actos de la casa real, a razón de seis mil pesetas por cada una de ellas.

-Ahora el amor sí entra en los matrimonios de la realeza.

-Y no sabemos si para bien o para mal...

«En la historia de nuestros monarcas hay mujeres buenas, malas y regulares, igual que hombres. Somos igual de capaces, en lo bueno y en lo malo»

-En nuestra historia hay una reina mora y una leyenda como Ava de Ribagorza, la condesa traidora...