Carla Simón, ganadora del Oso de Berlín con «Alcarràs»: «Me fui a estudiar Comunicación Audiovisual sin haber visto nada de cine»

CULTURA

POOL | REUTERS

Nos enamoró con «Verano 1993», y con «Alcarràs», una oda al cultivo de la tierra que se estrena hoy, se convirtió en la primera directora española en triunfar en el Festival de Berlín

29 abr 2022 . Actualizado a las 19:51 h.

Carla Simón (Barcelona, 1986) maneja como nadie la emoción, un equilibrio —dice ella— que le cuesta muchísimo conseguir porque su cine busca siempre la sutileza y una contención que exige que nada se desborde. En Estiu 1993 (Verano 1993) la directora catalana sorprendió con una delicada mirada a la infancia rota. Una historia basada en su experiencia personal —perdió a su madre a causa del sida a los 6 años—, que la llevó a ser adoptada por sus tíos. Ahora, con Alcarràs, con la que hizo historia al ser la primera mujer española en conseguir el Oso de Berlín, denuncia el sufrimiento de los agricultores de este pueblo de Lleida, que se ven abocados a dejar sus tierras por lo poco que cobran por el cultivo de los melocotones (15 céntimos). Una miseria para la que Carla recurrió a actores no profesionales, muchos de ellos agricultores, porque quería mostrar la verdad de sus rostros y no fallarles: «Había que contar la historia desde dentro».

­—Al ver «Alcarràs» el espectador confirma que el silencio tiene muchísimo valor en tu cine. ¿Lo procuras así?

—Sí, me importa lo que no se dice. Alcarràs es también una película sobre la incomunicación, sobre la incapacidad que tenemos de expresarnos de manera clara. Entre nosotros, hay ciertas dinámicas familiares que hacen que no expresemos lo que sentimos y esto desencadena conflictos entre las personas. Yo intento huir de lo explícito, de aquello que me parece evidente en el diálogo, dejar a los personajes en silencio es más potente.

­—Nos presentas, como en «Estiu», la importante mirada de los niños. ¿Por qué?

—Bueno, yo ahora mismo estoy embarazada, y esto es un cambio de perspectiva, pero mi rol dentro de mi familia siempre ha sido desde la nueva generación, desde haber vivido mi lugar en la familia como niña, como adolescente, y luego como adulta, pero desde la nueva generación. Por eso me cuesta menos contarlo desde ahí. Y bueno, en realidad yo trabajo con niños desde que era adolescente en las escuelas de verano. Supongo que todo esto tiene que ver con el hecho de haber vivido una infancia un poco vulnerable; tengo un interés en su psicología, en entenderlos, y eso hace que me guste trabajar con ellos.