«The Split»: ¿cómo pasar del divorcio al amor?

CULTURA

Imagen de la serie «The Split»
Imagen de la serie «The Split»

Este equipo de abogadas de familia que triunfa en Filmin (tercera temporada, la mejor) muestra que el verdadero drama no es divorciarse, sino divorciarse mal

25 ago 2022 . Actualizado a las 15:44 h.

El verdadero drama no es separarse, dicen los abogados de familia. «El drama es separarse mal». Amar es fácil. Casarse exige valor. Para divorciarse, hay que valer y hay que pagar. Es evidente que la primera causa de divorcio es el matrimonio, decía Groucho Marx. Queda muy claro en The Split (Filmin, RTVE Play), una ficción de aire sofisticado pero de gente normal, que hiere y hechiza, que sacude y conmueve de verdad. El corazón tiene razones que la razón no entiende, en un divorcio más te vale ser racional...

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

El buen divorcio (la grieta está a veces donde menos te lo esperas) es posible en esos dramas que atajan por lo legal, con dureza y glamur, las Defoe, voraz equipo de abogadas de familia que debes tener siempre de tu parte. El clan Defoe lo forman Ruth (sublime matriarca interpretada por Deborah Findlay), y sus tres hijas, entre ellas la maravillosa Hannah (Nicola Walker y su gabardina gris...), la mejor para hacer lo correcto, que nunca es lo ideal.

The Split tiene un aire en su factura a The Good Wife, pero lo inglés mejora lo americano. Y lo emocional con sus vaivenes empodera en la primera el relato. Nos enamoramos de Christie Carmichael (tan rubio, tan guapo), pero somos incapaces de esquivar una ternura maternofilial hacia Nathan (uno de los personajes más corrientes, pero también más creíbles, mejor interpretados), nos reímos y pasamos un poco de Rose (la única de las Defoe que no divorcia gente), querríamos beber hasta soltar todas las verdades como la seductora Nina (la mejor y más letal compañera de farra), nos igualamos a la baja con la ejemplar pero partida Hannah y acabamos encumbrando a la madre que las parió a todas: Ruth Defoe sí es una «tipaza».