Fernando Alonso vuelve a penar con McLaren

El piloto español sufrió una rotura en el motor de su coche que le acarrea una sanción que le obligará a salir de último en el GP de Bélgica


Agencias / La Voz

El piloto español Fernando Alonso (McLaren) ha vivido una decepcionante vuelta a la actividad en el Gran Premio de Bélgica, ya que una rotura en el motor de su coche le ha acarreado una sanción de 35 puestos en la parrilla de salida, en una jornada de entrenamientos libres comandada por el holandés Max Verstappen (Red Bull).

Tras un mes de parón veraniego en el Mundial de Fórmula 1, las expectativas eran altas en McLaren por las anunciadas mejoras en su unidad de potencia, pero Alonso tan solo pudo rodar tres vueltas de instalación, sin llegar a marcar tiempo, hasta que su MP4-31 sufrió una fuga hidráulica. Los mecánicos del equipo británico comprobaron el coche y se confirmó el peor presagio: había que cambiar la unidad de potencia. De esta forma, se repetía la pesadilla del año pasado en idéntico escenario. Si en el 2015 fueron 55 posiciones de sanción, esta vez solo han sido 35, pero con idéntico resultado en forma de condena al fondo de la parrilla.

El asturiano al menos sí pudo rodar en la segunda sesión, completando 30 giros y finalizando en la duodécima posición a 1.7 segundos del mejor tiempo del día, marcado por Verstappen (1:48.085) por delante de su compañero de equipo Daniel Ricciardo, que redondeó el aviso de Red Bull en esta primera toma de contacto.

«Uno siempre prefiere que estas cosas pasen en las sesiones de práctica en vez de en las carreras; y es aún peor si estás rodando en una posición de puntos cuando este desperfecto pasa. Así que miremos el lado positivo: como siempre, aprenderemos de nuestros errores y nos aseguraremos de minimizar la posibilidad de repetir ocurrencias así en el futuro», matizó Fernando Alonso en un comunicado de prensa difundido por su escudería.

«Sólo hemos podido dar tres vueltas en la primera tanda y hemos tenido un problema con la H (parte de la unidad de potencia). Hemos tenido que cambiar toda la unidad, pero íbamos a recibir una penalización de todas las maneras, así que nos valía la pena cambiarla», expresó Alonso ante los medios tras la jornada de entrenamientos libres. El asturiano sabe que saldrán «últimos», pero «con reservas para las próximas carreras en el bolsillo» en cuanto a las unidades de potencia. «Independientemente del resultado y de las mejoras que tengamos para el sábado, que seguramente habrá algunas porque no estamos contentos con el grip y algunas cosas, saldremos últimos y a partir de ahí será una carrera complicada», recalcó.

Tras dominar la sesión inicial, los Mercedes de Nico Rosberg y Lewis Hamilton no consiguieron alcanzar el Top 5 en la segunda, aunque la realidad es que las flechas plateadas escondieron sus armas y ni siquiera llegaron a montar el neumático superblando en ninguno de los dos monoplazas.

En el caso del inglés, líder del Mundial con 19 puntos de renta sobre el alemán, se confirmó que deberá cumplir una sanción total de 30 puestos en parrilla tras cambiar la unidad potencia, por lo que está obligado a una gran remontada el domingo si no quiere ver peligrar su posición de privilegio.

Por su parte, Carlos Sainz (Toro Rosso) no se encontró a gusto en ninguna de las dos sesiones de la jornada en Spa-Francorchamps y en la segunda cayó hasta el decimoctavo puesto, superado esta vez por su compañero Daniil Kvyat (14º).

Comentarios

Fernando Alonso vuelve a penar con McLaren