La revancha del inmortal Federer

Frustra en Shanghái a Nadal por quinta cita seguida con un tenis eléctrico


Roger Federer luce como un artista, pero gana apoyado en las leyes de la física. Si se adelanta y golpea la pelota cuando todavía está subiendo, aprovecha la mayor velocidad que todavía tiene la bola. Dispara con potencia sin perder precisión. De la mano de esa propuesta milagrosa ha conseguido, ahora en su maravillosa veteranía a los 36 años, encontrar antídoto contra su bestia negra de la década anterior, Rafa Nadal. Como Ali, Federer voló como una mariposa y pica como una abeja para derrotar al español en la final de Shanghái por quinto partido seguido, siempre sobre pista dura. No se lleva el español este clásico del tenis desde hace casi cuatro años, desde las semifinales de Australia 2004. El triunfo por 6-4 y 6-3 supone el título número 94 del suizo (quinto en el 2017), su vigésimo séptimo Masters 1.000, y maquilla el historial de duelos directos, aún favorable a Nadal por 23 a 15.

A Federer ya no le incomoda la bola alta de Nadal, porque no la deja subir siquiera. Impone su guion sin que el rival -que a los 31 años juega ayer de nuevo con una cinta protegiendo el tendón rotuliano de su rodilla derecha- pueda colar su libreto.

Todo sucede demasiado deprisa. Golpes rápidos, puntos cortos, servicios sin respuesta. En una hora y 12 minutos se consume la final sin que Nadal haya podido quebrar de ninguna manera la cámara rápida que activa Federer a sus movimientos.

Ya en la primera oportunidad, Federer hizo el break que le alfombraba el primer set. Cada vez que sirve el suizo, Nadal no consigue entrar en juego. Con semejante escenario, solo le quedaría la opción de ganar sobre el alambre de un tie break y forzar una tercera manga que jamás llegará.

Al duelo eterno le quedan cuatro capítulos. Pelearán ambos en Basilea, París-Bercy y el torneo de maestros de Londres. Y de fondo compiten por el número uno a final de año. La ventaja de Nadal, aunque casi definitiva, se reduce ahora a 2.630 puntos en la Race -el ránking de referencia para este tema, pues solo computa los resultados del 2017-.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La revancha del inmortal Federer