Donde Rafa y Roger más se separan

La pista rápida cubierta de Londres, donde hoy comienza el torneo de maestros, afila las virtudes del suizo


Noviembre del 2003 en Houston. El joven fenómeno suizo Roger Federer (22 años), gana su primer torneo de maestros al derrotar con claridad al veterano André Agassi (33). Por aquel entonces, en Hamburgo, un niño de 6 años, de ascendencia rusa, tomaba sus primeras lecciones de tenis de su madre, ya que su padre, también entrenador, se dedicaba a su hermano, 10 años mayor. Hoy ese niño con 20 años cumplidos ocupa el tercer lugar del ránking mundial y su hermano Misha, el 32. Su nombre, Alexander Zverev.

Por esas mismas fechas, en Bélgica (Lieja), en Estados Unidos (Nebraska), en Austria (Neustdat) y en Bulgaria (Haskovo), 4 chavales en edad alevín soñaban con llegar a ser profesionales y comenzaban a mostrar sus buenas condiciones. Sus nombres: David Goffin, Jack Sock, Dominic Thiem y Grigor Dimitrov. En ese mismo 2003, un joven croata de 15 años nacido en Bosnia y llamado Marin Cilic, se incorporaba a la academia de Bob Brett en San Remo, recomendado por Goran Ivanisevic, que había sido pupilo del entrenador australiano.

Un par de años mayor que el croata, irrumpió en el circuito esa misma temporada un zurdo español de Manacor que alcanzaba la tercera ronda de Wimbledon y lograba llamativas victorias sobre top 10, como Carlos Moyá o Albert Costa, entonces vigente campeón de Roland Garros, para acabar el año con solo 17 años entre los 50 primeros de la ATP.

Una edición peculiar

Lesiones, ausencias serias y cuatro debutantes. Han pasado 14 años desde aquellos logros de Nadal y Federer, y ambos lucen un palmarés de ensueño; y en ese mismo espacio de tiempo todos aquellos prometedores jóvenes han ido demostrando sus capacidades, con resultados para hacer realidad sus sueños. Éxitos que les llevan al Masters 2017 que empieza hoy con el Federer-Sock (Movistar Deportes 2, 15.00) y el Zverev-Cilic (21.00). Una edición peculiar.

Peculiar, en primer lugar, porque seis jugadores del Masters 2016 faltan por las lesiones sufridas a lo largo del año. Bajas que incluyen a Novak Djokovic, 4 veces ganador del torneo, Andy Murray, vigente campeón, y Stan Wawrinka con 3 grandes en su palmarés, o habituales como Berdych, Raonic y Nishikori. Además hay cuatro debutantes (Zverev, Goffin, Dimitrov y Sock), mientras que Thiem solo tiene la experiencia del 2016 y Cilic, con mejor palmarés en las grandes citas, tampoco tiene poso en el torneo de maestros.

Como curiosidad, además de la relación de Rafa con su tío Toni, y la mencionada de Zverev, Dimitrov, Goffin y Thiem también son hijos de entrenadores de tenis.

La tercera peculiaridad es que Nadal y Federer, los dos favoritos, los primeros del ránking, que se reparten los cuatro grandes de este año y con el mejor palmarés en todo tipo de competiciones, disputan el torneo que más les diferencia. El suizo tiene el récord de seis títulos en diez finales, y el español no ha vencido nunca. Ausente cinco veces por lesión, en una superficie que no es su preferida, Nadal solo jugó dos finales, perdidas en el 2010 ante Federer, y en el 2013 frente a Djokovic.

Pronóstico

Guiño del sorteo para Nadal, que evita a los cañoneros. El Open de Australia y el Masters son los dos torneos de más difícil pronóstico a priori. El de Melbourne porque es el primer torneo importante del año y se desconoce la forma de la mayoría de los jugadores tras el descanso y la pretemporada. El de Londres al ser el último, viene mercado por una dura temporada. Pero Nadal puede estar satisfecho con el sorteo. Tiene muy a su favor los cara a cara con sus rivales y evita a los pegadores que más teme en superficie rápida bajo techo. Goffin es un jugador veloz, con una excelente aceleración en su derecha, pero carece de potencial para desarbolar a Rafa. Tras la lesión de tobillo en París, arrastra problemas en la rodilla, por lo que juega algo mermado. Dimitrov ha madurado bajo la dirección de Vallverdú, pero ante Rafa acaba cediendo, mientras que Thiem no atraviesa su mejor momento, ni tampoco se encontrará en su superficie preferida.

Federer tiene tres rivales de cuidado. Ya perdió con Zverev, que aglutina potencial, desparpajo y hambre de triunfos. La agresividad hace a Cilic muy peligroso si tiene un buen día. Ganador del US Open 2014, arrastra la espina de no haber podido disputar al 100 % la última final de Wimbledon por las ampollas y está ante una buena oportunidad. Sock, un pegador que viene de ganar en París, no tiene nada que perder, ya que estar en Londres es un regalo inesperado.

Espectáculo

Los aficionados sueñan con el duelo entre los dos mitos. Si Rafa no se resiente de su rodilla, lo normal es que en el grupo de Sampras se clasifiquen Nadal y Dimitrov, y en el de Becker, Federer y Zverev o Cilic. Los aficionados sueñan luego con una final entre Rafa y Roger que culmine una temporada de ambos formidable.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Donde Rafa y Roger más se separan