Enrique Orjales, con la mano levantada, en una foto con amigos hace unos años

El pulso interminable

Nadal y Djokovic, que ya jugaron la final más larga de la historia en Melbourne, se citan en su duelo número 53