Los saqueadores del erario público

Hacienda logra que el medio centenar de futbolistas investigados comience a regularizar sus fraudes fiscales, que alcanzan doscientos millones de euros


Maradona, Romario, Figo, Suker... forman parte del imaginario popular no solo por sus goles, sino por los regates que intentaron hacer al erario público, mediante una evasión de impuestos tan sonada como sus figuras futbolísticas. Eran otros tiempos, pero las malas costumbres del fútbol permanecen y, en la época moderna, con el negocio por encima de la práctica deportiva, las cantidades se incrementan de tal manera que podrían haber alcanzado los doscientos millones de euros, a tenor de las últimas investigaciones de la Fiscalía y la Agencia Tributaria, que podrían afectar a medio centenar de futbolistas, además de entrenadores, agentes y personas relacionadas con el entorno de los deportistas.

En primera instancia, la Agencia Tributaria no sopesaba la opción del delito fiscal, porque consideraba que no existía dolo, y zanjaba el proceso con el abono de las cantidades pendientes, pero ahora acude a los pormenores de cada caso para decidir la acusación pertinente y ya no pasa por alto el comportamiento de ignorancia deliberada, habitual en la mayoría de los investigados.

El fútbol no es la única disciplina en la que el fraude se ha instaurado, tal y como recuerda anualmente Hacienda con su lista de morosos. En cualquier caso, estos son algunos ejemplos que retratan la situación en el deporte más seguido de España:

Casos cerrados

Han regularizado su situación o han negociado una reducción de condena. A medida que Hacienda profundiza en sus investigaciones, aumenta el número de futbolistas que, una vez descubiertos, intenta llegar a un acuerdo con la Agencia Tributaria para regularizar su situación fiscal o para conseguir una reducción de condena. Marcelo y Modric han sido los últimos, pero antes fueron Di María, Mourinho, Mascherano, Alexis y Carvalho, entre otros.

Todavía investigados

De la reapertura del caso Xabi Alonso al recién regresado Diego Costa. La lista es interminable, alcanzando casi la treintena de jugadores con causas abiertas relacionadas con el fraude fiscal. La afición casi no los recuerda, pero Hacienda no olvida a hombres como Jackson Martínez o Falcao, a los que acompañan en esta lista Bale, Benzema, James, Pepe, Oblak, Vermaelen y Filipe Luis, entre otros muchos. Xabi Alonso vio cómo se archivaba su caso y, tiempo después, se reabría. El regreso de Diego Costa también reactivó su caso.

Condenados

Messi y Casillas, por diferentes conceptos. Cuando trascendió hace cuatro años que Hacienda investigaba a varios futbolistas del Real Madrid y del Barcelona, también se supo que Iker Casillas ya había sido obligado a pagar dos millones de euros por diferencias con la Agencia Tributaria. Sin embargo, el caso más sonado de condena por fraude fiscal ha sido, hasta el momento, el de Lionel Messi, que fue castigado con 21 meses de cárcel, conmutados 252.000 euros de multa.

Caso a caso

Leo Messi: Condenado. Defraudó 4,1 millones y se declaró inocente. Fue condenado a 21 meses de cárcel.

Cristiano Ronaldo: En proceso. Decidido a demostrar su inocencia, no pagó los 14,8 millones que le pide Hacienda.

Marcelo: El último en regularizar. Pagó medio millón para evitar la cárcel. Sentenciado a cuatro meses.

Modric: Pagó un millón. No quiso correr riesgos y evitó el proceso penal que le llevaría a la cárcel.

Mourinho: Abonó 3,3 millones. Ya entrenaba al United cuando tuvo que ir al juzgado y pactar.

Mascherano. Pacto para reducir condena. Defraudó 1,5 millones. Redujo la cárcel hasta un año.

Ricardo Carvalho. Condenado a siete meses. Confesó en el juicio, devolvió medio millón y pagó una multa.

Alexis Sánchez. Evitó el juicio. Admitió por videoconferencia un fraude de un millón. Ya había sido embargado.

Casillas. Pagó dos millones tras ser investigado. Fue en el 2014, junto a Iniesta, Villa, Xavi y Xabi Alonso.

Falcao. Devolvió 8,2 millones. Cobró en paraísos fiscales y aunque lo negaba, acabó confesando.

Cañas. Football Leaks lo delató. En el paquete documental estaban también Pozuelo y Lamah.

Mijatovic. La vieja escuela también. Hacienda le investiga por su labor como intermediario.

Coentrao nunca hizo una declaración y Odegaard se negó a defraudar impuestos

En el vestuario del Real Madrid convivieron dos maneras de vivir, dos filosofías con las que encarar el pago de impuestos.

De un lado, el portugués Fabio Coentrao. En el año 2011 simuló vender sus derechos de imagen a una sociedad domiciliada en Panamá. Con ello, ocultaba al fisco 1.291.398 euros. Pero lo más llamativo de su caso es que, en los cuatro años que militó en el club blanco, nunca hizo la declaración de la renta. Ante el juez, el deportista fue incapaz de ofrecer una explicación razonable a tal comportamiento.

Al otro lado del universo moral se encuentra su compañero de equipo Martin Odegaard. El jugador del filial madridista con un pie en el primer equipo (ahora cedido en el Heerenveen holandés) firmó un contrato que le garantizaba casi trece millones de euros de ingresos. Pronto contactaron con él (y con su padre, que hace las veces de representante) abogados españoles para ofrecerle la posibilidad de reducir el pago de impuestos por medio de sociedades radicadas en paraísos fiscales. El noruego se negó alegando razones morales.

Cristiano y Messi tomaron actitudes parecidas e insistieron en su inocencia

La actitud beligerante de Cristiano Ronaldo contra Hacienda en su afán por demostrar su inocencia fiscal ha roto con la dinámica habitual en los futbolistas: intentar llegar a un pacto con la Agencia Tributaria para minimizar los daños y, sobre todo, para evitar ingresar en la cárcel, dada la magnitud de los delitos.

El portugués llegó a acusar a la Agencia Tributaria de establecer con él parámetros de revisión de sus declaraciones más perjudiciales que los aplicados contra Messi. También acudió a su falta de formación académica para intentar exonerarse de culpa. El proceso todavía sigue su curso, pero por el momento el madridista se niega a pactar una reducción de condena con Hacienda.

También Lionel Messi siguió una estrategia parecida, sin admitir su culpabilidad en el fraude en ningún momento. La Agencia Tributaria entendió que el futbolista argentino del Barcelona defraudó 4,1 millones en los ejercicios de los años 2007, 2008 y 2009. Además de la condena de cárcel (sustituida por una multa), tuvo que abonar la responsabilidad civil (21.338,16 euros) más tres millones y medio más en concepto de multa, además de restablecer las cantidades defraudadas. Messi sostuvo que desconocía las maniobras de su padre, que era quien le llevaba las cuentas, pero la justicia consideró lo contrario.

Siguiendo con los tres futbolistas que han protagonizado los mayores éxitos del fútbol en los últimos años, el caso de Neymar afecta directamente al fraude en las operaciones de traspaso que incluyen salarios encubiertos. En la suya, desde el Santos al Barcelona, Hacienda considera que se dejaron de pagar al erario público 63 millones.

También han sido investigados, aunque el impacto ha sido menor, futbolistas no pertenecientes a los dos grandes clubes del fútbol español, como José Cañas, Alejandro Pozuelo y Roland Lamah, entre otros.

Las primeras investigaciones

Aparte de las conocidas de Suker, Maradona, Romario, Figo y compañía, la primera tanda de investigados por el Estado en relación con la moderna ingeniería de evasión de impuestos en el fútbol estaba formada por jugadores como Xavi Hernández (al que se le reclamaban 4 millones), Eto’o, Iniesta, Adriano, Puyol, Ramos, Llorente y Xabi Alonso, al que se le vuelve a investigar después de haber archivado su causa.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los saqueadores del erario público