Más de 1.400 millones de personas, pendientes de Liberty Media

La guerra por los derechos televisivos se traslada también a la Fórmula 1

.

El Gran Circo es también el gran pastel y su glamur se traduce en dinero contante y sonantes desde que los motores arrancaron por primera vez en 1950. Lo tiene claro Liberty Media desde 1996, cuando decidió pagar 3.930 millones de euros por el Formula One Group.

A partir de entonces, se inició una nueva era, la de la experiencia integral de la categoría reina del automovilismo a través de los medios de comunicación de masas, en el formato que fuere. La audiencia de la fórmula 1 crece cada año y el pasado registró en los veinte primeros mercados un acumulado de 1.400 millones de personas (principalmente de Alemania, Brasil, Italia y Gran Bretaña), con 603 millones de visualizaciones (en directo y en diferido) y más de 352 millones de espectadores únicos; 11,9 millones de seguidores en las redes sociales. Es decir, el evento deportivo más seguido del mundo.

Liberty Media inicia este año una experiencia extrema en el disfrute de las carreras mediante una retransmisión en streaming pensada para sacarle el mayor rendimiento a las smart TV, con posibilidad de elegir varios puntos de vista (también cámaras on board simultáneas), sonidos, idiomas y música, telemetrías, predicción de estrategias... incluyendo fórmula 2 y GP3. España se queda fuera de esta oferta, por la exclusividad de Movistar +, del mismo modo que sucede con lo ofrecido por Dorna para el mundial de motociclismo. Liberty Media se reserva, en una situación parecida al fútbol, la decisión sobre los mejores horarios para cada carrera.

El reparto de este negocio ha llevado a Ferrari a plantearle un pulso a la gestora de los derechos, amenazando incluso con abandonar el mundial en el 2019. Las escuderías pagan a la FIA unos trece millones de euros en total por sus inscripciones en la competición.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Más de 1.400 millones de personas, pendientes de Liberty Media