El gol que anula todas las tácticas

La efectividad del Madrid cercenó cualquier atisbo de recuperación de una Juve que fue siempre
a remolque

.

La demoledora eficacia del Real Madrid ha echado por tierra el amago de tacticismo en un partido en el que Cristiano Ronaldo destrozó las pizarras a los tres minutos. Estos son algunos detalles que dejó el encuentro.

La clave

Cristiano Ronaldo, sin más. A los tres minutos de partido se convirtió en el primer futbolista en marcar en diez encuentros seguidos de Champion. Lleva catorce en los partidos de la presente edición (acertó en todos) más dos de la última final disputada. Desapareció cuando el Madrid perdió la posesión del balón y recuperó protagonismo cuando se fue Benzema y se asoció, ya como único delantero centro, con el gallego Lucas Vázquez. El gol de espectacular chilena desbloqueó el duelo en el momento en el que la Juve se crecía. Y la asociación con Marcelo e Isco en el tanto del brasileño certifica su dulce momento.

El pasado

Nunca antes había tumbado al Juventus en una eliminatoria. A pesar de llevarse las finales contra el equipo italiano, nunca había podido eliminarle a doble partido. Ayer dio un paso de gigante en ese sentido. Y desde la época de Di Stefano no había ganado en Turín.

El futuro

Lucas y Asensio, frente a un defenestrado Bale. La salida del gallego por Benzema recuperó para el Madrid un partido que se ponía demasiado juventino. Asensio entró después por Isco y Kovacic. Bale, que ni calentó, nunca fue una opción. Tiene un pie fuera del Real Madrid.

El partido de vuelta

La contribución de Dybala y la ausencia de Ramos. Solo dos minutos después del golazo de chilena de Cristiano Ronaldo, el argentino Dybala vio la segunda amarilla, dejando a su equipo con diez y sin el mejor hombre para un partido de vuelta que ahora parece intrascendente, pero que en ese momento era la gran baza del Juventus. Antes, Sergio Ramos también había visto la amonestación que completa su ciclo y se perderá el duelo en el Santiago Bernabéu.

Los momentos

Ronaldo rompió una inercia peligrosa. El Madrid comenzó con la iniciativa y el balón ante una Juve agazapada. Sin embargo, las ocasiones eran italianas, sobre todo a balón parado y por medio de Dybala. Navas aseguró su parte. Cuando Allegri exigió más presión, los blancos perdieron la posesión y Modric quedó en evidencia sin optimizar todos los kilómetros que recorría. Hasta que Zidane ordenó dar un paso hacia adelante y reapareció Cristiano Ronaldo.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El gol que anula todas las tácticas