Un esparrin y tres pasos más

Nadal se mide con un chaval con el que se entrenó en el 2013, hoy el primero de sus cuatro últimos pasos hacia el 11.º Roland Garros


Ningún lugar es tan adecuado como París para que el alemán Maximilian Marterer contemple cómo su vida en el tenis cambió: si en 2013 fue esparrin de Rafael Nadal, hoy (Eurosport, 12.00) retará al español en los octavos de final de Roland Garros. Un lustro, apenas eso. El germano, hoy de 22 años, jugaba en el torneo júnior y practicó con quien en ese año ganaría su octavo título. Estaba «azul» después de una hora, según recuerda: la intensidad del intercambio era brutal.

Nadal le dio un par de consejos, y otros más un año después en Stuttgart, ya con la presencia de Toni Nadal, tío y entonces entrenador del número uno del mundo, que también le brindó algunas recomendaciones.

Desde entonces, Marterer se convirtió en tenista profesional y comenzó a participar en torneos grandes. Y este año, después de 14 derrotas en primera ronda durante el 2017, despuntó al llegar a la tercera ronda del Open de Australia y, ahora, a los octavos de final en París.

Marterer, que llegó a Roland Garros en el puesto 70 del ránking mundial y se irá al menos como entre los 50 mejores, volvió a ver de cerca a Nadal hace algunos meses, al ser reserva en la eliminatoria de cuartos de final de la Copa Davis ante España, jugada en Valencia.

Ya en París, Marterer dio un primer campanazo al derrotar al canadiense Denis Shapovalov, vigésimo cuarto preclasificado, y confirmó la sorpresa al vencer al bosnio Jürgen Zopp en la tercera ronda.

«Siempre admiré a Rafa», dijo Marterer, zurdo como el español. «Lo veo como una posibilidad de causarle algunos problemas», agregó el alemán, muy realista ante su cruce frente al diez veces campeón en París.

«Ya demostré lo que puedo hacer»

«Quizá hay pocas posibilidades para mí, pero ya mostré lo que puedo hacer esta semana», admite Marterer. «Es un desafío completamente distinto a los anteriores, pero daré lo mejor de mí», agregó.

«No me acuerdo», dijo Nadal, con brutal sinceridad, ante la pregunta de si recordaba aquel intercambio del 2013, antes de ganar el título ante Novak Djokovic.

El español, que aplastó a Richard Gasquet en la tercera ronda, ya no tiene el tono de consejos: hoy Marterer será un rival más en su camino al undécimo Roland Garros.

«Está jugando bien, está yendo a más, vi el partido contra Alexander Zverev en Múnich, terminó perdiendo, pero se lo puso muy difícil», analizó Nadal. «Jugar contra Shapovalov es difícil y él estaba jugando muy bien, la verdad», agregó.

«Es un jugador con mucho potencial», lo describe Nadal. «Tiene un buen servicio y una buena derecha. Pega a la bola con mucho efecto. Tiene fuerza, así que es un rival peligroso».

Michael Kohlmann, entrenador de Marterer y capitán alemán de Copa Davis, vaticina un partido en el que su pupilo necesitará audacia y valentía. «En ningún caso debe esconderse. Deberá tener variantes audaces», afirmó Kohlmann, que considera notable si Marterer llega a estar entre los primeros 30 del mundo antes de fin de año.

El camino hacia la copa

El cuadro al que haría frente luego Nadal empieza a aclararse. En los cuartos se enfrentaría con el ganador del partido entre el argentino Diego Schwartzman y el sudafricano Kevin Anderson. En la hipotética semifinal, el jugador que salga de los cruces entre Marin Cilic-Fabio Fognini y John Isner-Juan Martín del Potro. Para la final el abanico se abre con tres grandes nombres como Djokovic, Dominic Thiem y Alexander Zverev.

Djokovic acaba con Verdasco

El serbio Novak Djokovic se metió ayer en los cuartos de final de Roland Garros con una victoria más cómoda de lo previsto, en tres sets, ante Fernando Verdasco. El campeón en París hace dos años doblegó por 6-3, 6-4 y 6-2 al madrileño, que venía completando una buena semana, por lo que ahora se medirá por un lugar en las semifinales ante el italiano Marco Cecchinato, que sorprendió al ganarle 7-5, 4-6, 6-0 y 6-3 al belga David Goffin.

«Fue un partido muy difícil, él venía con confianza y es un especialista en arcilla», afirmó el serbio tras el encuentro. «Me mantuve muy concentrado y jugué con mucha intensidad en los momentos justos», añadió.

Sin la lesión en el codo que lo mantuvo lejos de las pistas durante varios meses, el exnúmero volvió a mostrar mucha solidez y logró su victoria 200 en arcilla.

Además, alcanzó por novena vez consecutiva los cuartos de final en la Porte d’Auteuil e igualó así el récord del suizo Roger Federer.

Rival asequible para Muguruza

Garbiñe Muguruza es favorita hoy en su partido de octavos ante la ucraniana Lesia Tsurenko (Eurosport, 16.00).

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Un esparrin y tres pasos más