Italia se lleva la Eurocopa tras ganar un lanzamiento de moneda y un desempate

.

Italia tenía que ser. Y nunca fue tanta Italia como en el 68. Si alguna vez en la historia alguna selección se llevaba un campeonato de forma estrambótica, la azzurra debería firmar ese hito. Y lo hizo tal día como hoy hace medio siglo, para llevarse su única Eurocopa. Yugoslavia fue la damnificada en la final que se disputó en dos tiempos, ya que hasta 1970 la Fifa y la Uefa no introdujeron el desempate por penaltis, precisamente a raíz de lo sucedido en aquella Copa de Europa de Naciones, la tercera de la historia.

Por aquel entonces, solo cuatro equipos disputaban la fase final del campeonato continental. Italia era la anfitriona y ya hizo de las suyas en la semifinal contra la Unión Soviética en San Paolo, que terminó sin goles, también la prórroga. Era la Italia entrenada por Ferruccio Valcareggi y alejada del catenaccio por obra de Dino Zoff, Facchetti, Sandro Mazzola o Gianni Rivera. Pero no marcó y había que decidir un finalista. Así que se dirimió mediante el lanzamiento de una moneda. Facchetti eligió cara y acertó.

La fortuna siguió alineada con la azurra y en la final, tampoco pudo imponerse la selección anfitriona a una Yugoslavia que se había deshecho de Inglaterra en su semifinal. Empate a uno y final del partido. Alguna vez se habían utilizado los penaltis en otras competiciones. Pero no era el día. Así que se disputó en el mismo escenario, el Olímpico de Roma, el replay, dos días más tarde. Y el 10 de junio de 1968, Italia se convirtió en la primera campeona en partido de desempate. Y la última.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Italia se lleva la Eurocopa tras ganar un lanzamiento de moneda y un desempate