Mismo granero, nuevas caras

La marcha española, también en proceso de regeneración, consigue un doblete de oro histórico en los 20 kilómetros con Álvaro Martín y María Pérez


La marcha sigue siendo el granero del atletismo español pero también alumbra una nueva generación con nuevos actores. En las calles de Berlín se pegó un festín con tres medallas. Los oros de Álvaro Martín y María Pérez en los 20 kilómetros marcha masculinos y femeninos y la plata de Diego García. A los tres metales de ayer hay que añadirle además el bronce de Julia Tackács, que quería pero no pudo doblar, en los 50 kilómetros.

Hasta ayer la disciplina había dado 14 medallas (seis de ellas de oro) al atletismo español. Comenzando por el mítico Jordi Llopart en 1978 en Praga y finalizando en Zúrich con Miguel Ángel López. A lo largo de estos 40 años, la marcha solo faltó a su cita con el podio continental en tres ocasiones, la última hace dos años en Ámsterdam.

Pero en el Europeo de Berlín la sección que capitanea el vigués Santi Pérez se ha resarcido con un doblete de oro inédito hasta la mañana de ayer. «El resultado confirma que estamos en el buen camino hacia Tokio 2020. Dijimos en la reunión de ser ambiciosos y el plan ha salido a la perfección», comentó el máximo responsable de la marcha española.

Las dos pruebas se celebraron a la par después del retraso de una hora de la femenina por una fuga de gas que obligó a la intervención de los bomberos. Por tal motivo, las tres medallas llegaron casi al mismo tiempo.

En la carrera masculina Álvaro Martín (Llerena, Badajoz, 1994) ganó su primera gran medalla internacional controlando la carrera de principio a fin y teniendo en su compañero de selección Diego García a su principal escudero. Los tres siguieron la estela del ruso Mizinov en los primeros kilómetros y cuando llegó la hora de la verdad Martín demostró ser el más listo y el más fuerte. Listo porque esperó su momento y fuerte porque pegó un hachazo en el kilómetro 18 que no encontró respuesta por parte de sus rivales. El pacense se fue directo a por el oro Diego García y el ruso Mizinov protagonizaron una dura pelea por la plata de la que salió airoso en español el los últimos metros.

María Pérez (Orce, Granada, 1996) dio otra exhibición. Se colocó en el grupo de cabeza desde el principio y cuando la checa Anezka Drahotova decidió dar un estirón no se inmutó, sino que esperó el momento idóneo para irse a por el oro. A falta de cuatro kilómetros se puso a rebufo de la checa y acto segundo pegó un cambio de ritmo imposible de seguir que le llevó a la meta para celebrar un doblete histórico.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Mismo granero, nuevas caras