Djokovic sobrevive a las brasas

Por primera vez en la historia el US Open activó un parón por el extremo, calor, que acabó con el serbio y su rival juntos en una bañera con hielo


Flushing Meadows arde. Temperaturas de casi 40 grados incendian el incio del US Open y la organización activó medidas extraordinarias. Al martes fijó por primera vez en su historia una pausa de 10 minutos para los partidos de hombres entre el tercer y el cuarto set, y este miércoles amplió la medida a las mujeres antes de la manga definitiva. Una de las estrellas que estuvieron a punto de caer abrasadas y a la que pudo salvar el parón fue Novak Djokovic. El serbio sufrió contra el húngaro Marton Fucsovics, un rival corriente que no había ganado antes un patido en Nueva York. Primero pidió atención médica y tomó un reconstituyente. Después, incapaz de frenar la debacle, golpeó su raqueta contra el suelo. Llegó a verse empatado a un set y a una bola del 4-1 en contra. Se rehízo para ganar el tercero y luego el parón le favoreció. El vigente campeón de Wimbledon pudo ir al vestuario a refrescarse para cerrar la victoria más tarde por 6-3, 3-6, 6-4 y 6-0.

Bromista como casi siempre que hay una cámara delante, Djokovic recreó la comprometida situación del vestuario durante la pausa por calor extremo. «Fue muy gracioso porque Marton y yo estábamos ahí, juntos en el baño de hielo. ¡Estábamos los dos desnudos en el vestuario tomando un baño de hielo!», comentó alimentando su personaje excesivo. «Peleas dos horas y media y de pronto estás desnudo con tu rival en el vestuario sin siquiera haber terminado el partido. Debo decir fue una experiencia maravillosa», sonrió el serbio.

En el tenis, los rivales suelen compartir vestuario en la pista central, casi a solas con su equipo de confianza. Una situación que genera momentos tensos durante las pausas por la lluvia, por ejemplo. En el parón del martes por calor extremo en el US Open, Djokovic confesó que había intercambiado consejos con su fisioterapeuta a través de señas, pese a tener prohibido hablar con cualquier persona de su equipo.

Tras el baño de hielo y los consejos del parón, Djokovic arrasó. Fucsovics regresó fresco pero desdibujado, hizo dos dobles faltas rápidas y recibió un rosco en el cuarto set. Djokovic jugará en segunda ronda con el estadounidense Tennys Sandgren.

La organización recibió críticas por permitir el martes el parón solo a los hombres, antes de ampliar la medida a las mujeres. El legendario Jimmy Connors tiró de ironía: «¿Calor? Jugar por 3,5 millones de dólares me haría jugar a las 12 del mediodía en el desierto del Sáhara», dijo el ganador de ocho grandes en los setenta y ochenta. «Estar en buenas condiciones físicas es parte del juego. Hay que entrar ahí y darlo todo».

Con una sensación térmica de casi 40 grados, las dos primeras jornadas sel US Open se cobraron cuatro abandonos: el lituano Ricardas Berankis, el italiano Stefano Travaglia, el argentino Leonardo Mayer y el rumano Marius Copil.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Djokovic sobrevive a las brasas