Fracasa la apuesta de Florentino

El Madrid airea que destituirá al vasco 138 días después de ficharlo cuando era seleccionador, ahora con el equipo noveno y a 6 puntos de la zona de descenso


Julen Lopetegui ya sabía antes del clásico que una derrota podría costarle su continuidad en el Madrid. Pese a ello llevó el asunto con aparente normalidad: saltó al campo con las manos en los bolsillos junto a Albert Celades, uno de sus hombres de confianza, con su equipo noveno en la tabla. Días atraás, su padre, José Antonio Lopetegui, Aguerre II como levantador de piedras, había encendido la mecha en El Mundo. «Cuando las cosas se empiezan a torcer el culpable es el entrenador. Y no es así. Hay muchos que piensan igual que nosotros.... Cristiano Ronaldo era bueno, metía 50 goles. Aquí falta él. Ahora falta un goleador destacado. Ni uno. No se le ha traído ninguno. Que si Neymar si este otro pero no ha llegado nadie... A mi hijo le han robado 50 goles».

La imagen de Florentino Pérez en la prolongación, con el móvil en la mano y gesto desencajado en el palco del Nou Camp, recordó a la vista el día del 0-4 en 2015, cuando el presidente blanco puso la cruz a Rafa Benítez. Esa estampa del presidente del club pareció el preludio a un adiós a la era Lopetegui que se cerrará de manera abrupta tras sólo 138 días en el cargo -fue anunciado aún siendo seleccionador nacional-, con el equipo noveno; a 7 puntos del líder y a solo 6 puntos del descenso tras lograr 1 puntos de los últimos 15. Fracasa así la apuesta de Florentino Pérez por un técnico con contrato en vigor, cuyo fichaje generó una crisis de enormes desproporciones a dos días del inicio del Mundial.

Evitó la dimisión

El propio técnico explicó su estado anímico. «Estoy triste, como el vestuario. Es un palo duro. Pero tengo fuerzas, estamos en octubre. Todo es reversible por el tiempo que queda y por la confianza que tengo en el grupo. El equipo tiene vida en el resto de la temporada. Yo no tomo las decisiones. Me siento con fuerzas para seguir dirigiendo este grupo», comentó negando que vaya a hacer ahora reproches a nadie.

«Lo único que quiero es levantar la moral de mis jugadores. Están tocados, pero me gustaría ver qué pasa en mayo o abril. El equipo tiene futuro esta temporada. Han sido tres semanas tremendas, nos ha pasado de todo... La responsabilidad deportiva cae siempre en el técnico. Pero aquí ganamos todos y perdemos todos. Estamos en las fechas que estamos y estoy convencido de que el Madrid va a celebrar a final de temporada. Desde fuera no nos van a ayudar. Hay que insistir, insistir e insistir», añadió echando balones fuera en la sala de prensa.

Ya poco después de terminar el partido, la directiva daba por prácticamente imposible que Lopetegui pudiese seguir en el cargo. El Real Madrid, que desea guardar silencio ?Emilio Butragueño dijo que no era el momento de analizar la situación de Julen?, tiene idea de anunciar el cambio de técnico hoy, y debería reflexionar sobre si Lopetegui es el único culpable ya que la temporada pasada acabó a 17 puntos del campeón y en la Copa del Rey fue apeado por el Leganés tras sufrir para pasar en eliminatorias a doble partido ante el Fuenlabrada y el Numancia.

La marcha de Cristiano

En verano el Madrid perdió al mejor goleador de su historia, Cristiano Ronaldo, que le aseguraba unos registros goleadores inauditos y optó por no reemplazarlo, pero apostó todo a la fortaleza de una plantilla que ya había perdido potencial en el verano anterior. Veremos si Antonio Conte, el gran favorito por delante del interino Santiago Solari, es capaz de darle la vuelta a la situación.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Fracasa la apuesta de Florentino