Murray, el tenista que sobrevivió a una matanza en su colegio

La Voz

DEPORTES

Su madre le envió a formarse a Barcelona. Considerado un «perdedor» en sus inicios, se despide lastrado por las lesiones el único tenista que ha desbancado al tridente mágico del número 1

11 ene 2019 . Actualizado a las 20:35 h.

Solo un hombre ha sido capaz de desbancar a Federer, Djokovic y Nadal del número uno. Solo un hombre rompió la sequía de 76 años sin un título de Grand Slam británico. Solo un tenista ha ganado dos oros olímpicos. Solo un hombre, Andy Murray, el sucesor de Fred Perry anunció este viernes el punto final a su carrera.

A Murray, de 31 años, se le conoce por su resistencia, forjada desde que era tan solo un niño. Con 8 años vivió uno de los episodios más trágicos de la historia del Reino Unido en sus propias carnes y empezó a forjar un carácter de luchador, de fortaleza mental y de concienciación.

El 13 de marzo de 1996, Thomas Hamilton disparó en la localidad escocesa de Dunblane, de donde es natural Andy, a 16 niños y a un profesor en un colegio, asesinándolos a sangre fría. Después se suicidó. Andy y su hermano Jamie -dos años mayor- eran alumnos de ese colegio evitaron la masacre por no estar en ese instante en el gimnasio, lugar de la matanza. Andy ha contado que lograron salvarse porque cuando iban de camino al gimnasio, oyeron los disparos y corrieron hacia el despacho del jefe de estudios y se escondieron debajo de una mesa.

El niño se transformó a pasos acelerados en un hombre y ya con una raqueta en la mano, veía cómo mientras sus rivales contemporáneos como Rafael Nadal, entrenaban con números uno del mundo, como Carlos Moyá, el pequeño Andy tenía que conformarse con Jamie, hoy en día uno de los mejores doblistas del mundo.

Gran Bretaña ansiaba un campeón que reverdeciese los éxitos de Fred Perry en los años treinta y que hiciese olvidar el 'coitus interruptus' que fue Tim Henman.

La madre de Andy, Judy, mandó al joven de 15 años a Barcelona a que se moldease en la tierra batida, superficie casi impracticable en el Reino Unido. A las órdenes de Emilio Sánchez Vicario se pulió el jugador reconocible por el gran público. El contraatacador que no da una bola por perdida, el luchador nato, el revés paralelo que ha causado estragos y el puño en alto que levantaría en 45 ocasiones, tantas como títulos consiguió en su carrera.

Considerado un «perdedor» en sus inicios, Murray cayó en sus cuatro primeras finales de Grand Slam, desde 2008 hasta 2012, quedándose a una del récord de Fred Stolle, quien entregó cinco.

La racha se rompió en el US Open de 2012, meses después de vencer a Roger Federer en el All England Club en los Juegos Olímpicos de Londres, donde también se hizo con la plata en la modalidad de dobles mixto.