McLaren y Sainz espantan los fantasmas

David Sánchez de Castro

DEPORTES

Enric Fontcuberta | EFE

El madrileño supera con solvencia el centenar de vueltas en su primer día de trabajo serio y acaba segundo, pero una avería de motor le pone un lunar al estreno de la pretemporada

18 feb 2019 . Actualizado a las 19:18 h.

La primera jornada de pretemporada sin Fernando Alonso en el equipo desde 2015 acabó con Carlos Sainz completando el plan previsto. Pero no sin sobresaltos. Tras una buena mañana, porque la tarde la comenzó con una avería a final de recta que le obligó a detener el MCL34. Dolores de parto, previsibles en cualquier primera jornada de trabajo (que no suele pasar a otros equipos, como Mercedes), pero que fueron escasos para un equipo McLaren que está más acostumbrado a sufrir que a disfrutar del sol en Montmeló.

La labor del equipo británico se dividió en dos. Por la mañana, la prioridad era comprobar que todo estaba colocado en su sitio, que el MCL34 realmente funciona y que nada de lo diseñado este invierno había nacido mal. Es una obviedad: un coche mal hecho no permite hacer muchas virguerías, y por eso antes de correr, hay que caminar. Y antes, gatear.

La avería llegó tras el parón para comer. Tras 56 vueltas matutinas, sin mayores dificultades que una pequeña excursión, Sainz se preparaba para tomar de nuevo el asfalto de Montmeló cuando le avisaron a voces por la radio de que parara el coche. «Stop the car, stop de car», el temido mensaje que augura una posible rotura o una posible avería seria. «El coche se paró. Estaba haciendo ensayos de salida. Hasta ahora había sido un día genial, no había tenido problemas», se lamentaba el madrileño, enfundado en su nuevo mono, mientras regresaba al box para esperar a que le arreglaran el problema. A diferencia de otros años, cuando una avería de este tipo habría obligado a parar la sesión del todo, esta vez lo arreglaron, hasta el punto de que el madrileño superó las 110 vueltas al final del día e incluso hubo momentos en los que parecía que podía marcar el mejor tiempo.