Ramos critica a Isco y recrimina a la plantilla: «El que no esté comprometido, que se borre»

El capitán ha mantenido una dura charla en el vestuario tras su encontronazo con Florentino Pérez


Después del duro encontronazo entre Sergio Ramos y Florentino Pérez, tras la eliminación del cuadro blanco de la Liga de Campeones, el capitán ha mantenido una intensa charla con la plantilla en el interior del vestuario de Valdebebas.

Según informó la Cadena Cope, en ese discurso, el sevillano ha reclamado a sus compañeros el máximo compromiso a la plantilla para la recta final de la temporada, situando la lucha por la segunda plaza como prioritaria para el cuadro blanco. Ramos exigió, además, respeto para el técnico Santiago Solari -que no estaba presente en esa reunión- y recriminó a Isco su actitud en las horas previas al partido ante el Ajax, cuando decidió no subirse al autobús tras conocer que no estaba convocado para el encuentro. El capitán le afeó el gesto delante de sus compañeros, ante lo que el malagueño decidió tomar la palabra para disculparse.

Isco reconoció su equivocación y pidió perdón, utilizando como excusa su mala relación con Solari. El futbolista estaba especialmente dolido por quedarse fuera de la lista tras jugar apenas unos minutos ante el Barcelona.

En esa tensa conversación, Ramos le ha recordado que el grupo está por encima de las discrepancias que puedan existir entre el técnico y cualquier jugador. El capitán se había referido veladamente a él -junto a otros compañeros- en el inicio de su discurso, cuando exigió a los que no están contando con minutos que se dediquen a sumar y no a restar en el colectivo. «El que no esté comprometido y no vaya a darlo todo, que se borre», habría espetado Sergio Ramos, según la Cope, en esa conversación.

El futbolista de Camas había sido también blanco de las críticas tras aprovechar el partido del Bernabéu ante el Ajax -del que se había excluído voluntariamente forzando la amonestación en la ida- para grabar un documental sobre sí mismo en el palco VIP del estadio.

Un polvorín interno

Las aguas en el vestuario blanco bajan revueltas y los síntomas se multiplican. En la previa al duelo de Liga de Campeones, y tras la eliminación copera y la derrota frente al Barcelona en Liga, había sido Modric el que puso en entredicho el rendimiento de varios de sus compañeros. El croata admitió que «algunos futbolistas deberían haber dado un paso adelante» tras la marcha de Cristiano Ronaldo y, pese a no querer en un principio señalar a nadie en concreto, acabó nombrando a compañeros como Marco Asensio o Bale, cuyo rendimiento esta campaña está muy por debajo de las expectativas. El galés ya había estado en la picota días antes al despreciar el saludo de Lucas Vázquez tras anotar ante el Levante de penalti. Respondido con silbidos por parte del Bernabéu, el agente de Bale echó más leña al fuego al afirmar que «los aficionados deberían besarle los pies».

Un comentario sobre el bajo rendimiento de algunos futbolistas de la plantilla le había costado el puesto a Álvaro Benito en el organigrama del club, como técnico del Juvenil B, tras poner en duda la labor de Casemiro y Toni Kroos en el centro del campo blanco durante el partido frente al Barcelona. 

Marcelo, en la rampa de salida

Es el segundo capitán del Madrid y lleva cuatro partidos sin protagonismo. Por ello el futuro de Marcelo Vieira podría lejos del Real Madrid. Según publica el diario italiano «La Stampa» el lateral brasileño habría alcanzado ya un acuerdo con la Juventus para las próximas cuatro temporadas.

Marcelo, que milita en el Madrid desde el 2007, se incorporaría al cuadro italiano al final de la presente temporada y tendría una ficha de 12 millones de euros. De confirmarse su marcha, el brasileño volvería a coincidir en el cuadro alpino con Cristiano Ronaldo.

¿Mourinho como respuesta?

La prensa británica y algunos medios españoles apuntan ya al posible retorno del técnico portugués al Real Madrid para relevar a Solari. El portugués, despedido con una indemnización multimillonaria del Manchester United, se ha dejado querer en las últimas horas. Su salida del club blanco fue en su día especialmente controvertida, pero la deriva de Florentino y la pérdida de rumbo del vestuario podrían volver a abrirle la puerta del Bernabéu. 

El regreso de Zidane o el actual técnico del Liverpool, Jurgen Klopp, son otros nombres que suenan como futuribles en la casa blanca. En el caso del técnico germano, su incorporación no podría ser inmediata ya que se encuentra inmerso en la lucha por la Premier y la Liga de Campeones con el cuadro inglés. 

Comentarios

Ramos critica a Isco y recrimina a la plantilla: «El que no esté comprometido, que se borre»