El CSD mediará ahora en la guerra del fútbol entre la Liga y la Federación

Rienda intervendrá en el pulso de Tebas y Rubiales, que lanza otro desafío, prohibir partidos de mayo a septiembre antes de las siete y media de la tarde


La guerra del fútbol se aboca a un arbitraje. El Consejo Superior de Deportes (CSD) anunció este jueves que mediará en el conflicto entre LaLiga y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), un desencuentro que se extiende, cada semana que pasa, a más asuntos. Después de semanas de inacción, en las que se cuidó de tomar decisiones comprometedoras, la entidad que preside María José Rienda tratará de encauzar el choque entre las instituciones encabezadas por Javier Tebas y Luis Rubiales. Sobre la mesa estará la renovación del convenio de coordinación al que la legislación deportiva les insta, firmado en el 2014 y que expira el 30 de junio. De ese entendimiento dependen temas capitales para la industria del fútbol como se concibe ahora, como la fijación de los horarios, los acuerdos de patrocinio, la denominaión de los campeonatos, la elección del balón oficial... Así, una semana después de que el CSD rechazase su papel para determinar a quién correspondía ese paquete de competencias ?tal como le había solicitado que hiciese la patronal?, Rienda aparece. En los últimos días se redobló la presión sobre la exesquiadora andaluza para que interviniese en un conflicto enquistado, después de permanecer ajena a un desencuentro que puede tener todavía más consecuencias para el deporte español. El cruce de declaraciones entre Tebas y Rubiales parecía condenar desde hace tiempo al fracaso a cualquier diálogo. En ese pulso, según aseguró Onda Cero, el presidente de la Federación trató de presionar en una ocasión a Rienda, a la que habría espetado un comentario machista: «Niña, tú de esto sabes lo justito». Al mismo tiempo, desde la Liga existe una cierta cautela hacia el proceso, debido a la sintonía mostrada en público por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y Rubiales.

El informe sobre los horarios

El CSD acepta ahora «ejercer de mediador con el fin de favorecer que ambas organizaciones alcancen un acuerdo para la renovación del convenio». Y lo hace solo unas horas después de que Iusport publicase un informe del pasado mes de enero en el que sus servicios jurídicos sostenían que las competencias sobre los horarios eran exclusivas de la Liga. Pese a que el texto se remitió hace dos meses, es ahora cuando el CSD dice que debatirá su contenido en la reunión de su Comisión Directiva de este viernes, al tiempo que matiza que el dictamen «no es vinculante». De fondo, planea un pulso de poder y también por una cantidad de dinero vital para la RFEF. Porque, en virtud del convenio, recibe de los clubes alrededor de 40 millones como contraprestación de servicios. Y quiere más. Iusport desveló este jueves otro informe del CSD que da la razón a la Liga en el nombre de la competición y el balón oficial. Dos informes que el CSD sorprendentemente mantenía ocultos.

La doble vara de Rubiales

Rubiales trata de ganarse a la opinión pública con un discurso populista sobre los horarios de la Liga. Apela al sentimiento de la afición (consciente del rechazo que generan ciertas franjas, sobre todo la de los lunes y los viernes) y a un supuesto perjuicio para la salud por posibles condiciones extremas (cuando en torneos de competencia federativa se juega en las partes del día más expuestas al calor).

La Liga se rige por las normas de la FIFA para aplazar partidos o pararlos por condiciones extremas. Pero la Federación, más allá lo que dice el organismo internacional, aprobó ahora un «periodo protegido por razones de salud», del 20 de mayo al 15 de septiembre de cada año, en el que los encuentros de ámbito estatal no podrán iniciarse antes de las 19:30 horas por posibilidad de calor extremo. Algo que choca con su proceder en cientos de partidos bajo su tutela (Segunda B, Tercera, División de Honor juvenil...).

La RFEF entiende aprobada su nueva norma «por silencio administrativo positivo» del CSD, según explica en un comunicado.

Tebas ya avanzó hace semanas que no habrá fútbol los lunes la próxima temporada. Y este jueves, justo después de que se conociese el informe del CSD sobre los horarios, favorable a la Liga, Rubiales insistió en que, si no hay acuerdo por el convenio, se arrogará el derecho a establecer las franjas en las que se juega en Primera y Segunda.

Varias interpretaciones

¿Qué dicen las normas que regulan el fútbol sobre horarios, nombre del campeonato, balón y demás temas en conflicto? La ley del Deporte otorga la competencia a la Liga, pero también establece que esos asuntos deben coordinarse a través de un convenio con la Federación. ¿Y si no hay acuerdo? La interpretación varía según los juristas consultados. Para Javier Rodríguez Ten, profesor de Legislación Deportiva en la Universidad San Jorge, si no se firma un nuevo acuerdo, la Liga fijará «el naming, el balón, los patrocinadores, los horarios, etc.».

La federación prohíbe de mayo a septiembre jugar antes de las 19.30

Luis Rubiales trata de ganarse a la opinión pública desde hace meses con un discurso populista sobre los horarios de la Liga. Apela al sentimiento de las aficiones -consciente del rechazo que generan ciertas franjas, sobre todo la de los lunes y los viernes- y a un supuesto perjuicio para la salud por las posibles condiciones extremas -cuando en torneos de competencia federativa se juega en las partes del día más expuestas al calor-.

La Liga se rige por las normas de la FIFA para aplazar partidos o pararlos por condiciones meteorológicas extremas. Pero la Federación Española, más allá lo que dice el organismo internacional, aprobó ayer un «periodo protegido por razones de salud», del 20 de mayo al 15 de septiembre de cada año, en el que los encuentros de ámbito estatal no podrán iniciarse antes de las 19:30 horas por la posibilidad de calor extremo. Algo que choca con su proceder en cientos de partidos cada fin de semana bajo su tutela (Segunda B, Tercera, División de Honor juvenil...).

La RFEF entiende aprobada su nueva norma «por silencio administrativo positivo» del CSD, según explica en un comunicado. «Esta modificación del Reglamento General de la RFEF fue aprobada por la Comisión Delegada de la Federación y elevada a la Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes el 5 de octubre del pasado año», sostiene el organismo que preside Rubiales, que evita pactar y apuesta una vez más por los hechos consumados.

«Dicen que es un capítulo más de la guerra entre la Liga y la Federación, pero yo no lo veo así. Hemos pedido al CSD que atienda nuestras peticiones y lo ha trasladado a la Agencia Española para la Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD). Vamos a intentarlo por las buenas y, si no, ejerceremos las herramientas que tenemos para ello», apuntó Rubiales, que abre así otro frente.

Los clubes femeninos rechazan el modelo «improvisado» de la RFEF

El último conflicto en abrir Rubiales ha sido el de la Liga Iberdrola femenina, una competición que ha multiplicado su valor y su potencial en las últimas temporadas, con un acuerdo a tres bandas entre el patrocinador, la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) y la Liga. Pero la Federación quiere organizar sus propias competiciones de mujeres, con un modelo radicalmente diferente al actual, y ha conseguido poner de acuerdo a casi todos los demás actores.

Por eso la ACFF -que integran todos los clubes de Primera femenina menos el Athletic y el Barça- rechazó el nuevo modelo ideado por Rubiales para controlar también esta competición emergente bajo el paraguas federativo, al tiempo que amenazaba a los discrepantes con denuncias ante la UEFA.

Además, los clubes femeninos trasladan su «preocupación» por un proyecto que consideran «precipitado e improvisado». Invitan a la RFEF a alcanzar pactos, como la reciente reforma competicional que dio lugar a la creación de la Primera B.

Llos clubes de la ACFF «mostraron y siguen mostrando su voluntad de acercar posturas, transmitiendo a la RFEF los riesgos de implementar de forma precipitada (a apenas 3 meses de acabar la temporada) un modelo sin haber informado ni contar con el consenso de los clubes», indicó el colectivo a través de un comunicado.

Recuerda la ACFF «el crecimiento experimentado por el fútbol femenino, que se ha mostrado como un modelo de evidente éxito y validez, y que seguro puede continuar evolucionando». Por ello, la ACFF solicitó una nueva reunión a la Federación. La respuesta de Rubiales llegó ayer. En un acto en Valencia indicó que sigue adelante con su plan.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

El CSD mediará ahora en la guerra del fútbol entre la Liga y la Federación