Los clubes plantan a Rubiales

Se niegan a negociar las jornadas con la Federación, ven «mala fe» en su escrito y defienden que la competencia sobre los horarios recaen exclusivamente en La Liga