La carambola con la que sueña Asturias para que Alonso vuelva a la F1

David Vega
David Vega REDACCIÓN

DEPORTES

Vettel y Alonso en 2016
Vettel y Alonso en 2016

Sebastian Vettel tiene en sus manos una «ficha de dominó» que provocaría una cadena de movimientos interesante en el Gran Circo

14 jul 2019 . Actualizado a las 11:44 h.

Muy complicado, pero no imposible. La carambola para que Alonso vuelva a la F1 y con la que sueñan los aficionados asturianos se antoja como una misión compleja, ligada a múltiples factores externos. Variables difíciles de controlar y que no dependen de las manos expertas y el talento innato del bicampeón del mundo (que nadie pone en duda el Gran Circo). Este fin de semana, en el Circuito de Silverstone (GP de Gran Bretaña), el «fantasma del regreso de Alonso» seguirá  sobrevolando el paddock y protagonizando las conversaciones del público en plena silly season (época tonta) de la F1. Así es como conoce entre los aficionados a la Fórmula Uno este periodo de «rumorología» veraniega sobre los movimientos de los pilotos, con vistas a la próxima temporada. Semanas de rumores y declaraciones cruzadas en las que Fernando se ha convertido en una figura omnipresente.

Lo que arroja algo de luz, en estos momentos de incertidumbre, es que el piloto alemán Sebastian Vettel (Ferrari) tiene en sus manos la «ficha de dominó» que podría provocar una cadena de movimientos que acabaría con el bicampeón asturiano en Ferrari. Analizamos esta caída de fichas, escudería por escudería. Y que cada lector saque sus propias conclusiones…

¿FERRARI JUEGA AL DESPISTE COMO HIZO CON ALONSO EN 2010?

Lo primero que tenemos que tener claro es que Alonso solo regresaría a la F1 en un monoplaza ganador. En este caso, el abanico se reduce a dos -como mucho, tres- escuderías: Ferarri, Mercedes y Red Bull. En la firma del Cavallino Rampante, Sebastian Vettel está viviendo uno de los peores momentos deportivos de su carrera: ni una sola victoria en lo que va de temporada de F1, muy lejos de Hamilton (la friolera de 74 puntos de distancia) y recibiendo «bofetadas» frecuentes de la prensa italiana y los tifosi, que ven con buenos ojos un retorno de Alonso. Vettel se siente presionado y ese estrés se está trasladando al asfalto con errores graves de pilotaje y una falta de control emocional que le está pasando factura los GP. Al piloto alemán aún le queda un temporada más de contrato en Ferrari, pero… Todos conocemos bien el nivel de exigencia de los grandes equipos. Si la temporada acaba en un fracaso estrepitoso (y tiene toda la pinta), se abren dos posibilidades: que Vettel abandone la F1 o que regrese a Red Bull, donde conquistó cuatro títulos y le esperarían con los brazos abiertos. En este caso, quedaría un asiento libre en Ferrari. Un nuevo compañero para el joven talento francés Charles Leclerc.