La carambola con la que sueña Asturias para que Alonso vuelva a la F1

Sebastian Vettel tiene en sus manos una «ficha de dominó» que provocaría una cadena de movimientos interesante en el Gran Circo

Vettel y Alonso en 2016
Vettel y Alonso en 2016

Redacción

Muy complicado, pero no imposible. La carambola para que Alonso vuelva a la F1 y con la que sueñan los aficionados asturianos se antoja como una misión compleja, ligada a múltiples factores externos. Variables difíciles de controlar y que no dependen de las manos expertas y el talento innato del bicampeón del mundo (que nadie pone en duda el Gran Circo). Este fin de semana, en el Circuito de Silverstone (GP de Gran Bretaña), el «fantasma del regreso de Alonso» seguirá  sobrevolando el paddock y protagonizando las conversaciones del público en plena silly season (época tonta) de la F1. Así es como conoce entre los aficionados a la Fórmula Uno este periodo de «rumorología» veraniega sobre los movimientos de los pilotos, con vistas a la próxima temporada. Semanas de rumores y declaraciones cruzadas en las que Fernando se ha convertido en una figura omnipresente.

Lo que arroja algo de luz, en estos momentos de incertidumbre, es que el piloto alemán Sebastian Vettel (Ferrari) tiene en sus manos la «ficha de dominó» que podría provocar una cadena de movimientos que acabaría con el bicampeón asturiano en Ferrari. Analizamos esta caída de fichas, escudería por escudería. Y que cada lector saque sus propias conclusiones…

¿FERRARI JUEGA AL DESPISTE COMO HIZO CON ALONSO EN 2010?

Lo primero que tenemos que tener claro es que Alonso solo regresaría a la F1 en un monoplaza ganador. En este caso, el abanico se reduce a dos -como mucho, tres- escuderías: Ferarri, Mercedes y Red Bull. En la firma del Cavallino Rampante, Sebastian Vettel está viviendo uno de los peores momentos deportivos de su carrera: ni una sola victoria en lo que va de temporada de F1, muy lejos de Hamilton (la friolera de 74 puntos de distancia) y recibiendo «bofetadas» frecuentes de la prensa italiana y los tifosi, que ven con buenos ojos un retorno de Alonso. Vettel se siente presionado y ese estrés se está trasladando al asfalto con errores graves de pilotaje y una falta de control emocional que le está pasando factura los GP. Al piloto alemán aún le queda un temporada más de contrato en Ferrari, pero… Todos conocemos bien el nivel de exigencia de los grandes equipos. Si la temporada acaba en un fracaso estrepitoso (y tiene toda la pinta), se abren dos posibilidades: que Vettel abandone la F1 o que regrese a Red Bull, donde conquistó cuatro títulos y le esperarían con los brazos abiertos. En este caso, quedaría un asiento libre en Ferrari. Un nuevo compañero para el joven talento francés Charles Leclerc.

«Tenemos dos pilotos con contratos en vigor (Vettel y Leclerc). Nuestra alineación la próxima temporada ya está cerrada, y no hay razón para cambiarla», aseguraba recientemente Mattia Binotto, máximo responsable de Ferrari. Aunque la puerta parezca cerrada, muchos creen que las palabras del jefe de la escudería italiana son una forma de transmitirle ánimos -y quitarle presión- a Vettel y que las cosas podrían cambiar mucho,  en función de los resultados del final del campeonato. Otro motivo para la esperanza es que Ferrari ya jugó al despiste, cuando fichó al asturiano en 2010. Declaraciones para torear a los periodistas que, poco después, fueron desmontadas por el propio devenir de los acontecimientos. 

UN ASIENTO LIBRE EN MERCEDES, POR EL QUE PELEARÍAN ALONSO Y OCON

En la casa de Mercedes, la salida de Valtteri Bottas, que termina contrato en 2020, podría dejar un asiento libre para Fernando Alonso. Un monoplaza vacío por el que pelearía también el francés Esteban Ocon. El finlandés está realizando una temporada más que aceptable, pero el nivel de exigencia en la escudería alemana es el máximo, en cada uno de los grandes premios. Todo apunta a que veremos caras nuevas.

El problema, en esta opción, es cómo encajaría Hamilton participar en un dream team con Fernando Alonso en un momento (la próxima temporada), en el que se estaría jugando alcanzar, nada menos, que el récord de Schumacher: 7 títulos mundiales. Tener un compañero con el que competir sobre la pista, le aportaría un plus de motivación (que en algunos momentos de esta temporada le está faltando), pero también supone poner en riesgo ese heptacampeonato. Eso sí, los aficionados a la F1 disfrutaríamos de lo lindo, tanto en los circuitos, como en las ruedas de prensa de los dos ‘compañeros-rivales’.

¿QUÉ PASARÍA SI VERSTAPPEN (RED BULL) FICHA POR UN GIGANTE?

Después de la exhibición en el GP Austria -donde ganó la carrera después de una espectacular remontada-, el joven piloto Max Verstappen (21 años) trasladó su deseo de pelear por un objetivo más ambicioso: la victoria en el Mundial. Y para marcarse este objetivo, necesitaría, como Alonso, un coche ganador. Aquí, la jugada se reduciría a dos equipos: Ferrari y Mercedes. Si el holandés ficha por uno de estos dos gigantes, quedaría un asiento vacío en el equipo de las bebidas energéticas. Un monoplaza libre al que habría que sumar también (casi seguro) el del francés Pierre Gasly, que está siendo la gran decepción de la temporada y que ya ha recibido un ultimátum desde la dirección de Red Bull. De todos modos, aunque hubiese dos asientos libres en la escudería austriaca, aquí Fernando lo tiene prácticamente imposible. La razón es la mala relación del asturiano con Honda (durante su época en McLaren) en la que no faltaron las ‘rajadas’ contra los motores nipones. Además, no nos podemos olvidar de que Alonso es piloto de Toyota -el gran competidor de Honda- con el que ha conquistado dos veces Le Mans y el Campeonato del Mundo de Resistencia (WEC).

«El entorno de Alonso nos ha hecho saber su disponibilidad. Pero para Honda, Alonso es algo imposible», zanjaba, hace unos días, Helmut Marko, asesor de Red Bull

Así las cosas, parece que la evolución de Vettel en lo que queda de temporada -y su decisión final: continuar en Ferrari o regresar a Red Bull- puede hacer caer, o no, las fichas de este dominó. Volver a ver a Alonso en un gran equipo de la F1 es un sueño para los aficionados asturianos. Muy complicado, pero no irrealizable. «¡Siempre aparecen sueños nuevos cada día!», respondía un enigmático Fernando Alonso en Instagram, cuando un seguidor le preguntaba por su posible regreso a la F1. Asturias sigue soñando.  

Comentarios

La carambola con la que sueña Asturias para que Alonso vuelva a la F1