Un gallego en la luna del fútbol

Tener un entrenador do noso fútbol en Primera División se había convertido en un eslabón pendiente desde hacía tiempo. El vigués Diego Martínez, criado en la base del Celta, es un soplo de aire fresco para la Liga


Cada vez es más frecuente encontrar entrenadores gallegos, principales o auxiliares, en muchas de las ligas del planeta fútbol y cada vez los jugadores de la tierra son más influyentes en la Primera División, pero lo de tener un entrenador do noso fútbol en la máxima categoría se había convertido en un eslabón pendiente desde hacía tiempo.

Curiosamente, haciendo gala de la condición de Galicia emigrante, esa frontera la ha cruzado un gallego afincado en Andalucía que convierte en oro todo lo que toca desde el banquillo. Copa de Campeones de juveniles con el Sevilla, ascenso a Segunda con el filial hispalense, ascenso a Primera con el Granada y alcanzada la cima, no se conforma con un papel de reparto, sino que ha disparado la ilusión nazarí hasta los puestos Champions, poniendo en jaque a Ernesto Valverde y elevando el nivel de la crisis del Barça hasta un tono insospechado.

Diego Martínez Penas, vigués criado en la base del Celta y que dio un giro a su vida con 18 años rumbo a Cádiz, es un soplo de aire fresco para la Liga, y seguramente si el Granada pierde comba en el trono de la competición, su popularidad en los centros de decisión del fútbol comenzará a menguar, pero para Galicia significa una puerta abierta a la esperanza y, sobre todo, un ejemplo para las generaciones de preparados entrenadores que no vienen en camino, sino que ya existen y están repartidos por el mundo. Algunos ganando ligas.

Si hace unos años era impensable que los Iago Aspas, Borja Iglesias, Joselu... (por citar a tres goleadores) estuviesen asentados en Primera y siendo muy protagonistas en sus equipos, quizás haya llegado el momento de pensar también en los técnicos gallegos para gobernar el fútbol español desde el banquillo.

Diego, además, ha conseguido derribar con éxito las puertas de la élite con 38 años, desterrando dos viejas creencias de un fútbol demasiado conservador en muchos aspectos: el primero, lo de la edad, como si en el carné de identidad fuera la sabiduría de los técnicos. El segundo, el de haber sido jugador de éxito en el fútbol. Martínez no lo fue, pero no lo necesita para convertir los sueños en realidad hasta llegar a la luna.

Diego Martínez: Hacer las Américas en Andalucía

Xurxo Fernández

El técnico vigués, el más joven de Primera, se fue a los 19 de Galicia a estudiar en Granada, donde ahora es un ídolo

«Le estoy muy agradecido a Andalucía, pero siempre miro con cariño a Galicia». Diego Martínez (Vigo, 1980) se fue de chaval a estudiar a Granada y le está tomando tiempo encontrar el camino de vuelta. El técnico más joven de Primera ha invertido media vida en acumular morriña mientras se formaba para convertirse en entrenador revelación del campeonato más exigente del planeta. Una Liga extraordinariamente igualada en la que un recién llegado se permitió dormir líder a la altura de la jornada cinco. Para ello, precisó agravar la crisis del último campeón con una victoria fabulosa. Sin encajar ante un frente de ataque por el que desfilaron Griezmann, Messi, Suárez y Anssu Fati, el guineano de la nacionalización exprés que comparte con el míster gallego la condición de factor sorpresa en el arranque del torneo.

Seguir leyendo

Comentarios

Un gallego en la luna del fútbol