Márquez entra en el Olimpo

Con solo 26 años, gana su sexto mundial de motoGP y las leyendas ya asumen que puede superarles


Y Márquez volvió a ganar. Casi ni es noticia. El piloto español de Honda aseguró de forma matemática su sexto campeonato del mundo de motoGP y lo hizo a falta de cuatro carreras, ganando además en Tailandia, a pesar de que no lo necesitaba. Remontó de una forma increíble a un Fabio Quartararo, al que superó en el cuerpo a cuerpo en una apoteósica última vuelta. El joven francés, nada más cruzar la línea de meta, primero le aplaudió y luego rompió a llorar. Una bestia insaciable le acababa de dar un soberano repaso.

Y es que, con solo 26 años, Márquez ya es historia del motociclismo mundial. Con 6 títulos de categoría reina, ya solo está a uno de Valentino Rossi y a dos de Giacomo Agostini. También es ya el cuarto con más grandes premios ganados (a 1 de Doohan, a 15 de Agostini y a 36 de Rossi), el quinto con más podios, el tercero en vueltas rápidas y el mejor de la historia en poles. Números todos ellos que lo sitúan en el Olimpo de los dioses del motociclismo, con una proyección a situarse incluso por encima de ellos en poco tiempo.

La resignación de Rossi

«No le será muy difícil cogerme. Me disgusta porque durante mi carrera tiré dos o tres títulos. De hecho, dos los tiré yo y otro me lo hicieron perder; serían tres y le hubiese resultado más duro alcanzarme. Tengo miedo de que iguale», reconoció ayer Valentino Rossi tras la carrera en Buriram. «Ha ganado este año dominando, como hacía yo en los años en los que estaba en mi mejor forma. Se cayó solo en Austin, pero en el resto ha estado casi perfecto», agregó el ganador de los mundiales del 2001, 2002, 2003, 2004, 2005, 2008 y 2009.

También Agostini se rinde ante la grandeza de Márquez, del que siempre ha hablado maravillas. En sus últimas entrevistas, destacó la consistencia del español, su regularidad, pero además su carácter, ya que «nunca se queja de los resultados aunque las cosas no salgan». «Nadie es imbatible. Lo importante es poder ganar tantas carreras como sea posible. Puede suceder que no lo hagas en algún momento durante el campeonato. ¡Él también es vencido, pero una vez de cada 10!», explicaba con humor hace un par de meses el ganador de los títulos de 500cc en los años 1966, 1967, 1968, 1969, 1970, 1971, 1972 y 1975. El italiano ganó además otros siete títulos en categorías de menor cilindrada y le lanza el reto al español. «Márquez es tan joven que si sigue adelante igual podría llegar. Los récords están para ser batidos. Pero, hasta que pase, es mío y estoy contento de que sea mío. Pero el día que lo batan estaré contento por esos jóvenes pilotos», explicó Agostini en Sky hace justamente un año.

«Cuando tienes obsesión por ganar pasa lo del 2015»

Por su parte, Márquez aseguró que no se obsesiona «con ningún nombre, ni con ningún número», tras conquistar su sexto título mundial de motoGP y haberse situado a un título de Valentino Rossi y a dos de Giacomo Agostini en la categoría reina del motociclismo. «Creo que lo más importante es disfrutar del momento y disfrutar el año que viene, eso es lo que nos hace ir rápido. Si no disfrutas y no tienes la ilusión de ir en moto y ganar, es imposible. Pero sin ninguna obsesión», dijo después de imponerse en Tailandia.

«Cuando tienes obsesión por ganar pasa lo del 2015 [su única temporada en motoGP sin título], cuando tienes ilusión por ganar puedes aceptar una derrota en la batalla, pero lo importante es la guerra, y no va a cambiar nuestro planteamiento», aseguró convencido el piloto de Repsol. «Está claro que celebramos el octavo título, que se tiene que celebrar, pero el noveno lo empezaremos a preparar en Motegi», agregó.

«Hemos acabado todas las carreras en las dos primeras posiciones y solo hemos gastado un comodín (Austin) y hemos ganado el campeonato con cuatro carreras de margen, será difícil mejorarlo y los rivales nos pondrán el listón muy alto, pero nuestro objetivo siempre es sacar un poco más; está claro que el año que viene intentaremos repetir, será complicado mejorarlo, pero habrá que trabajar para repetirlo», manifestó.

«A quienes dicen que he llegado y he ganado muchos años, quién puede decir que no llegue otro y también gane durante muchos años. Sabemos y soy consciente, como también en Honda, de que cada año nos tenemos que reinventar», resumió.

Márquez ya ha mejorado los 5 títulos de categoría reina ganados por otro mito del motociclismo mundial, el estadounidense Doohan. «Admiro las maniobras con las que siempre puede salirse con la suya, y eso se debe a su confianza en sí mismo, sus habilidades y lo todoterreno que es. Marc conduce la Honda como una moto de cros. Él inclina los codos y tiene la confianza para levantar la moto cuando tiene que hacerlo, porque se siente muy bien al respecto», explicó el americano en una entrevista reciente a SpeedWeek. «Ganar y no caerse, a pesar de sus travesuras, aumenta su confianza en sí mismo y lo lleva a agrandar aún más el límite. Esta en su propia liga porque es muy seguro de sí mismo. Cuando ganas tanto y ves caer a otros, te preguntas: «¿Cómo puedes caer?» Se trata de convicción. Marc gana en una moto que no es tan fácil de pilotar, pero le va bien», agrega Doohan, quien además destaca de Márquez su inteligencia y su falta de soberbia: «Marc conoce sus habilidades, así que creo que la combinación de Marc y Honda durará un tiempo. No creo que Marc cambie a otro fabricante porque él crea que tiene que demostrar su valía».

Comentarios

Márquez entra en el Olimpo