Rubiales, Luis Enrique y Robert Moreno: miedo a la verdad

El relevo en el banquillo de la selección se enreda algo más cada día que pasa


El relevo en el banquillo de la selección se enreda algo más cada día que pasa. Y Robert Moreno, que se escapó por la puerta de atrás después de su último partido, emitió un comunicado dos días más tarde y este jueves leyó un breve texto para ajustar cuentas con Luis Enrique, tiene miedo a contar toda la verdad. Por eso las tres veces evitó el ejercicio del periodismo, una huyendo a la carrera, otra en un frío texto y este jueves con un una comparecencia sin admitir preguntas. Su relato no aclara la decisiva visita al asturiano el 12 de septiembre, ya fallecida su hija. Uno percibió en el otro que quería ir de seleccionador a la Eurocopa y luego ser su ayudante; y otro dice haberse quedado paralizado después de ofrecerse en persona a renunciar al cargo y escuchar como su antiguo jefe le decía que jamás volverían a trabajar juntos. La otra contradicción implica a Rubiales, torpe en la crisis. El presidente de la federación dijo que fue Robert Moreno quien le trasladó que Luis Enrique quería volver a su antiguo puesto, pero el entrenador catalán aseguró este jueves que no intuyó el deseo del asturiano de regresar, hasta que arreciaron las preguntas sobre el tema tras el partido de Cádiz. Demasiado miedo a la verdad.

Robert Moreno responde a Luis Enrique: «A día de hoy, sigo sin saber por qué no cuenta conmigo»

La Voz

El entrenador catalán defendió que siempre fue fiel al seleccionador

El exseleccionador español Robert Moreno respondió este jueves en Barcelona a su antiguo amigo, Luis Enrique Martínez, después de que este le calificara de «desleal» y que había tenido «una ambición desmedida» para justificar la ruptura entre ambos.

Moreno convocó a los medios a través de un comunicado enviado por sus abogados, pero no admitió ningún tipo de pregunta. «Si entrara en una rueda de prensa entraría en reproches y no quiero». «A este puzle le faltan mil piezas, mis piezas», dijo.

Moreno defendió su lealtad hacia Luis Enrique: «Tras la renuncia irrevocable a seguir en la selección, no dije que sí hasta que Luis me dio el OK. No sabíamos si iba a volver Luis. Si yo no hubiese seguido habría otro seleccionador y él no estaría aquí. Él me dijo que se sentía orgulloso de mí y que estaba contento cómo lo estaba haciendo. Y que lo había hecho bien».

Seguir leyendo

Comentarios

Rubiales, Luis Enrique y Robert Moreno: miedo a la verdad