Garbiñe Muguruza, en la final de Australia tras derrotar a Simona Halep

La Voz REDACCIÓN

DEPORTES

Garbiñe Muguruza, durante el partido contra Simona Halep
Garbiñe Muguruza, durante el partido contra Simona Halep ISSEI KATO | REUTERS

La tenista española se impuso a la rumana por 6-7 y 5-7. Luchará por el título con la estadounidense Sofia Kenin

30 ene 2020 . Actualizado a las 20:41 h.

La tenista hispano-venezolana Garbiñe Muguruza se ha clasificado este jueves para la final del Abierto de Australia, primer 'Grand Slam' de la temporada, tras batir a la rumana Simona Halep (7-6(8), 7-5), y peleará por el título contra la estadounidense Sofia Kenin. Muguruza, campeona de Roland Garros 2016 y de Wimbledon 2017, buscará el tercer 'grande' de su carrera, y el primero en Melbourne Park, frente a la decimocuarta cabeza de serie, que sorprendió a la número uno mundial y gran esperanza local, Asleigh Barty (7-6(6), 7-5).

La de Caracas demostró firmeza mental para superar el duro examen que suponía medirse a la de Constanza, que le había apartado en 2018 de la final de París, la última opción que había tenido de pelear por un gran título antes de iniciar un pequeño bajón a partir del verano de ese año y tras alcanzar el número uno del mundo que le apartó de las mejores. La doble ganadora de Grand Slam, que llegó a Melbourne recuperándose un inoportuno proceso febril, había mostrado síntomas de mejoría en este inicio de 2020 bajo el mando de Conchita Martínez, con la que la ahora 32 del mundo parece estar en el buen camino de encontrar un nivel regular de juego y resultados.

La Rod Laver Arena fue un 'horno' para las semifinalistas del cuadro femenino, que tuvieron que batallar con un enemigo más. Muguruza también lo supo manejar bien en un partido largo donde en muchas ocasiones estuvo contra las cuerdas, teniendo que salvar bolas de set en el primer parcial y un 5-4 y saque de Halep en el segundo. Pero su habitual agresividad (44 ganadores y 39 errores no forzados) y una mayor tranquilidad para afrontar estos delicados momentos le dieron el billete ante la rumana que hasta ahora se había mostrado prácticamente intratable y sin ceder ningún set en su andadura hasta esta penúltima ronda.