Tsitsipas obliga a Djokovic a una paliza de cinco sets y cuatro horas antes de la final

Colpisa

DEPORTES

GONZALO FUENTES | REUTERS

Se enfrentará a Nadal por el título

10 oct 2020 . Actualizado a las 11:53 h.

Han tenido que pasar cinco años, pero por fin Novak Djokovic y Rafa Nadal se volverán a ver las caras en Roland Garros. Mucho ha llovido ya desde aquellos cuartos de final de 2015 en los que un serbio en plenitud trituró a Nadal, que estaba inmerso entonces en su peor crisis de resultados. Djokovic, esfumando cualquier tipo de peligro con los problemas físicos que mostró ante Pablo Carreño, necesitó cinco sets para anular a Stefanos Tsitsipas (6-3, 6-2, 5-7, 4-6 y 6-1), novato en la ronda de semifinales, y jugará el domingo su octavo partido contra Nadal en París.

Ese último duelo en 2015 es el único que se llevó Djokovic, que se inclinó las seis anteriores ante el rey de la tierra. Para acceder a una nueva oportunidad de vencer al español en la Philippe Chatrier tuvo que demostrar a Tsitsipas quién es el número uno de este deporte. El griego mostró un nivel excelso en cuartos de final, pero de desinfló ante Djokovic en los dos primeros sets por, sobre todo, una pésima estadística en los puntos importantes. Mientras que Djokovic rompió el saque de Tsitsipas en cuatro de las cinco ocasiones de las que dispuso, su rival perdió los diez primeros puntos de rotura que tuvo.

Un desperdicio imperdonable frente al tenista más certero del mundo, que sería contrarrestado por la incapacidad de Djokovic de sellar el encuentro. Pese a tener punto de partido a favor en el tercero, el serbio se enredó, permitió volver al encuentro al ambicioso griego y Tsitsipas estiró la batalla, aun con ciertos problemas en el aductor, hasta el quinto parcial, donde terminó por claudicar. Con el triunfo, Djokovic jugará su vigesimoséptima final de Grand Slam, la segunda del año tras vencer en el Abierto de Australia y la quinta en Roland Garros, con un balance de una victoria (ante Andy Murray en 2016) y tres derrotas (frente a Nadal en 2012 y 2014 y Stan Wawrinka en 2015). Será el partido número 56 entre Nadal y Djokovic, dominando el serbio por 29 victorias frente a 26 derrotas. Sin embargo, Nadal tiene la ventaja cuando se juega en arcilla (7-4), con el último precedente a su favor en la final del Masters 1.000 de Roma en 2019.