Carlos Sainz firma su primer podio con Ferrari en el triunfo de Verstappen en Mónaco

David Sánchez de Castro COLPISA

DEPORTES

GONZALO FUENTES

La carrera estuvo marcada por la ausencia de Leclerc y la retirada de Bottas

23 may 2021 . Actualizado a las 20:41 h.

Lograr un podio en fórmula 1 es especial para cualquier piloto, pero conseguirlo en un circuito como Mónaco lo es mucho más. Y con el extra de hacerlo para Ferrari, por primera vez, aún más. Para hacerlo necesitan tanta concentración como fortuna, y en este caso esta última estuvo muy de cara tanto para Carlos Sainz, que se llevó una merecida plata, como para Max Verstappen, vencedor del día y nuevo líder del campeonato.

Ferrari celebra, aunque no fue un día sencillo para ellos. Ni mucho menos. Casi es nefasto, de hecho. El accidente de Charles Leclerc el sábado en la clasificación dejó maltrecha la caja de cambios. En la scuderia le pegaron un repaso por encima y dieron por hecho que estaba bien: craso error. Tardó tres curvas en la vuelta de formación a parrilla en darse cuenta de que estaba rota. Lo metieron en boxes, pero era tarde: tenían que abandonar. Por no sustituir por una nueva y penalizar cinco posiciones, Leclerc posterga un año más su maldición con Mónaco, cita en la que nunca ha acabado. Otra vez más, se fue a su casa (que está al lado de la curva de la Rascasse) de vacío.

Eso propició que todos ganaran una posición, empezando por Max Verstappen, Valtteri Bottas y Carlos Sainz, que se vieron primero, segundo y tercero, respectivamente. Así transcurrieron las primeras vueltas de carrera, en una cita en la que Mónaco demostró de nuevo que no da para más que para ser un envoltorio muy bonito de un caramelo muy soso. Cero adelantamientos en pista son los que se vieron, más allá de los que protagonizó Fernando Alonso en la salida a Tsunoda y Russell.