Boris Becker, trasladado a una zona más «amigable» de prisión por sus quejas

La Voz

DEPORTES

Paul Childs | REUTERS

El alemán habría protestado por el reducido tamaño de su celda, la falta de higiene y las pequeñas porciones de la comida que le dan

19 may 2022 . Actualizado a las 17:32 h.

El extenista Boris Becker fue condenado a dos años y seis meses de cárcel por delitos financieros relacionados con su quiebra en el 2017. Una sentencia que le llevó a ingresar en HMP Wandsworth, una prisión cerca de Wimbledon donde la violencia y las drogas están a la orden del día. Al igual que la superpoblación de reclusos.

Sus primeras semanas no han sido nada fáciles para el alemán. Ya ha tenido que ser trasladado a otra ala del centro, el Bloque E. Tal y como recoge The Sun, es una zona más «amigable». A diferencia de donde se encontraba anteriormente, donde debía estar encerrado 22 horas al día, ahí se permite una mayor movilidad a los presos. «Trinity tiene una supervisión más relajada. Los presos tienen más oportunidades de salir de sus celdas para, por ejemplo, trabajar, educarse o hacer deporte», expresa un testimonio de un exrecluso.

Adaptarse a esta nueva etapa de su vida no está siendo sencilla para Becker. Más allá de sus quejas con la comida, el extenista protestó por la falta de higiene y por el poco espacio que tenía en su celda. Incluso habría llegado a pedir a los guardias que dejaran la puerta de esta abierta.