El excesivo control de Jorge Vilda: puertas abiertas, vigilancia en las habitaciones y revisión de las compras

La Voz REDACCIÓN

DEPORTES

Juanjo Martín | EFE

Algunas futbolistas achacan al seleccionador estos comportamientos, que podrían estar detrás de la revuelta de las internacionales

28 sep 2022 . Actualizado a las 12:17 h.

 «En mi época, en las concentraciones que estuve con Jorge Vilda, sí que lo viví [el excesivo control] y se habló con él para que eso lo cambiara. No dejábamos de ser futbolistas en una concentración que sabíamos lo que teníamos que hacer para no perjudicar el escudo que llevábamos en el pecho». Así lo relataba anoche Natalia Pablos, mítica exfutbolista internacional en una entrevista en la cadena Cope.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

«Evidentemente, en una concentración tiene que haber cierto control. Pero, por ejemplo, yo no podía salir del hotel sin el resto de mis compañeras. Yo entiendo que es normal que tenga que avisar si salgo de unas instalaciones, pero no podía salir a comprar una postal, por poner un ejemplo, si no íbamos todas o un grupo bastante grande. No sé cuál era el temor. Evidentemente yo sé qué se puede hacer en una concentración y lo que no».

Según el Mundo Deportivo, citando fuentes de las jugadoras, Jorge Vilda obligaba a las jugadoras a tener abiertas las puertas de sus habitaciones hasta las doce de la noche para, a esa hora, comprobar él mismo que estaban allí antes de ir a dormir. «De hecho, era el propio Vilda quien se encargaba de cerrar la puerta tras comprobar que las internacionales estaban allí», explica en el texto, el subdirector Fernando Polo.