4-1 | Giroud desafía a la maldición del campeón con dos goles para la historia

DEPORTES

Abedin Taherkenareh | EFE

El delantero del Milan igualó la cifra de 51 goles de Henry, máximo goleador histórico del combinado francés

23 nov 2022 . Actualizado a las 08:56 h.

La selección francesa se negó en rotundo a seguir con la maldición que asola a los últimos tres campeones del mundo. Su seleccionador, Didier Deschamps, testigo directo de las dos copas del mundo logradas por Les Bleus, no estuvo presente en la debacle de los galos en el Mundial de Corea y Japón de 2002, en el que los vigentes campeones volvieron a casa eliminados en primera ronda y sin un mísero gol a favor en su casillero.

Más de veinte años después, Craig Goodwin hizo revivir los malos augurios. El australiano culminó una estupenda jugada por banda derecha del conjunto oceánico, que se fraguó con un envío certero de Mathew Leckie. El extremo del Melbourne dejó sentado con un recorte a Lucas Hernández, que sin chocar con su rival, cayó lesionado. Su hermano Theo sustituyó al defensor del Bayern.  

Deschamps presentó en sociedad a su primer centro del campo, una vez confirmadas las ausencias de Pogba y Kanté, pilares básicos en el último lustro. El madridista Tchouaméni y Rabiot fueron los elegidos. El centrocampista del Juventus vivió 15 minutos de protagonismo absoluto. Primero, con una imprecisión que permitió a Mitchell Duke, delantero de la segunda división japonesa, armar un disparo desde lejos que se marchó desviado, muy cerca de la cruceta del marco de Lloris.