Estas son las 21 sidrerías «de calidad» de Asturias

El Principado pone en marcha la primera marca para reconocer los mejores establecimientos. Su prioridad es cuidar el escanciado. Los lagares prevén duplicar la producción con denominación en cuatro años

El consejero, Francisco Blanco; el director de Turismo, Julio González Zapico; y los 21 propietarios que inauguran la marca Sidrerías de Asturias, en Fitur.El consejero, Francisco Blanco; el director de Turismo, Julio González Zapico; y los 21 propietarios que inauguran la marca Sidrerías de Asturias, en Fitur
El consejero, Francisco Blanco; el director de Turismo, Julio González Zapico; y los 21 propietarios que inauguran la marca Sidrerías de Asturias, en Fitur

Madrid

Una distinción que reconoce aquellos establecimientos cuyo equipamiento y servicio las sitúa como modelos de referencia dentro de las sidrerías asturianas. El Gobierno del Principado ha hecho entrega por primera vez de las placas que acreditan a 21 establecimientos de la región como merecedores de pertenecer a la nueva marca de calidad, Sidrerías de Asturias-Calidad Natural. Desmontando el tópico de que la sidra se estropea al pasar el Negrón, el Principado ha querido reconocer en la Feria Internacional del Turiamo de Madrid (Fitur) el trabajo de todos aquellos que «saben tratar la sidra». Son los hosteleros los que juegan un papel fundamental en la potenciación de este producto, que pretende duplicar su producción en los próximos cuatro años. En ese trato, destacan la importancia de seguir manteniendo el escanciado como uno de los elementos fundamentales, no solo en la cultura gastronómica de la región, sino también en la tradición. Por su parte, el consejero de Empleo, Industria y Turismo, Francisco Blanco, ha recalcado la importancia de defender un sector como es el del turismo y ha destacado la apuesta que el Gobierno autonómico está haciendo con iniciativas como esta.

Un nuevo certificado de calidad

Sidrerías de Asturias-Calidad Natural es la cuarta marca de calidad impulsada por el Principado de Asturias que distingue a los mejores establecimientos de este segmento de restauración. Este distintivo tiene en cuenta el tradicional escanciado manual, la oferta de sidra con denominación de origen protegida y una carta con, al menos, un 70% de platos nombrados con referencias a la cultura e identidad asturiana, que emplean, como mínimo, un 50% de productos regionales. En total, 21 establecimientos han recibido este reconocimiento, entre ellas Tierrastur, Casa Cortina, Casa Ataulfo, la Parrilla Muñó o la sidrería La Plaza.

El vicepresidente de OTEA, Javier Martínez, ha resaltado el trabajo que día a día llevan a cabo todas ellas y ha señalado que con esta iniciativa se da «un paso en nuestra bebida más auténtica y se defiende fuera de la comunidad». Por su parte, el presidente de la DOP Sidra de Asturias, Celestino Cortina, ha señalado que «no hay que tener miedo a la iniciativa y el progreso» y se ha comprometido a seguir ayudando a los hosteleros.

Duplicar la producción

«Tenemos que mirar por lo nuestro. Tenemos un gran producto, una gran marca… no podemos perder fuerza fijándonos en los demás», ha apuntado Celestino Cortina. Ha defendido que se aproveche la percepción que se tiene fuera de la región, donde consideran la sidra asturiana líder a nivel nacional. El objetivo para los próximos cuatro años es duplicar la producción y llegar a posicionar en el mercado hasta tres millones de botellas. «El año pasado crecimos un 10%. Debemos optimizar los recursos, focalizar y potenciar el crecimiento del producto. Eso nos puede dar más músculo», apunta el presidente de la DOP.

En cuanto a la competencia por parte de otras comunidades como País Vasco o Galicia, Cortina se muestra tranquilo y ha explicado que el crecimiento de estos mercados «no nos preocupa dentro del nuestro, pero sí fuera». Por su parte, Francisco Blanco, ha señalado que el sector turístico tiene una gran capacidad, pero también es muy competitivo «por lo que no vale hacer lo que hace todo el mundo. Hay que garantizar una serie de estándares y defender lo nuestro».

Impulsar el escanciado

Una de las cualidades de una buena sidra es su escanciado, lo que lo ha convertido en un elemento fundamental a la hora de distinguir estos establecimientos. Javier Fernández, propietario de la sidrería La Pomar, uno de los 21 pioneros en la marca de calidad se ha mostrado orgulloso por el reconocimiento «a toda una trayectoria en la cuenca del Nalón». Fernández ha pedido al consumidor que sepa valorar el coste que supone para un establecimiento contratar a una persona que pueda servir la bebida. «De un botella que cuesta 2,50, el camarero tiene que servir al cliente hasta seis veces, cuando en otros productos más caros solo se hace una. La sidra es un producto muy trabajoso que necesita además una temperatura adecuada, un vaso de calidad y unas instalaciones adecuadas», ha argumentado.

Valora este artículo

35 votos
Comentarios

Estas son las 21 sidrerías «de calidad» de Asturias