La OCDE advierte: España crea mucho empleo, pero «mal pagado»

Su receta para mejorar el mercado laboral pasa por abaratar más el despido, pero dando más tiempo de preaviso


Redacción / La Voz

Los salarios sufren «un estancamiento sin precedentes» que eclipsa la creación de empleo. Es la radiografía del mercado laboral que ofrece la OCDE y que no solo refleja la situación de España, sino la de la treintena larga de países integrados en la organización. Y es que, en su último informe anual de perspectivas del mundo del trabajo, la institución con sede en París destaca que aunque en la mayoría de los países ya hay más ocupados que antes de la crisis, por primera vez desde el fin de la recesión; y el paro está cerca de sus mínimos históricos, los sueldos crecen a un ritmo mucho más bajo que antes de la recesión.

Y eso donde aumentan, que no es el caso de España. Nuestro país, que era donde las nóminas más crecían en el 2007, justo antes del crac financiero, sigue instalado en un proceso de devaluación salarial que choca con el buen desempeño cuantitativo del empleo, que se incrementa de forma sólida en los últimos años. Para la OCDE, las causas son claras: «La importante y creciente parte de trabajadores en empleos mal pagados o a tiempo parcial involuntario es uno de los principales factores que explican la evolución negativa de los salarios en España».

Es lo que se conoce como efecto composición: si solo se analizaran las nóminas de los trabajadores que no perdieron el empleo durante la crisis, la evolución de los salarios sería mucho más positiva que la real, cuando se mete en la ecuación a los que se han incorporado al mercado en los últimos años con unas condiciones significativamente peores. De hecho, según sus cifras, el empleo involuntario a tiempo parcial (asalariados que están contratados por menos horas de las que desearían) se ha disparado en España en los últimos años y ya afecta a uno de cada diez trabajadores, una cifra que solo se supera en Italia. Este dato, analizado junto a otros como la tasa de actividad y la de paro, lleva a la OCDE a concluir que España está entre los países que más desaprovechan su mano de obra.

Poca estabilidad laboral

Con el paro todavía en registros muy elevados y una alta incidencia de contratos cortos, «no sorprende que el nivel de seguridad laboral de los trabajadores españoles sea el segundo más bajo de la OCDE, después de Grecia», apunta el informe, que incide en las medidas que puede tomar España para mejorar la reinserción laboral de los desempleados.

Según su análisis, «el período de preaviso de despido es breve y las indemnizaciones son particularmente generosas» en nuestro país, por lo que propone una reforma que abarate aún más el despido, a cambio de ampliar el plazo de preaviso que se da al trabajador, lo que permitiría, según su criterio, acelerar el proceso de búsqueda de un nuevo empleo sin aumentar el coste para las empresas.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La OCDE advierte: España crea mucho empleo, pero «mal pagado»