Una sanitaria que «repara vidas» en Palestina

Nacho G. Ruano REDACCIÓN

EMIGRACIÓN

Azucena Esteban atiende a una mujer en uno de los campamentos saharahuis
Azucena Esteban atiende a una mujer en uno de los campamentos saharahuis

Azucena Esteban también participó en la reconstrucción médica de Nicaragua tras el paso del huracán Mitch

26 mar 2019 . Actualizado a las 13:16 h.

Cerca de 35 años realizando labores humanitarias en todo el mundo. Casi el mismo tiempo que esta sanitaria burgalesa de origen lleva afincada en Asturias, donde fue presidenta de Médicos del Mundo durante cuatro años. Actualmente, dirige la sección asturiana de esta ONG en Palestina, donde realiza un seguimiento de los proyectos que llevan a cabo en esta zona del Próximo Oriente, ayudando a «reparar» la vida de los afectados por los conflictos existentes en este lugar. Además, también coordina los trabajos sobre el terreno de Médicos del Mundo Asturias en los campamentos de refugiados saharahuis. Entre sus experiencias profesionales, destaca su cooperación en Nicaragua por el paso del huracán Mitch.

Tras finalizar sus estudios de Medicina en Valladolid, se mudó a Asturias para realizar su carrera profesional. Su primera experiencia solidaria fue con una ONG alemana en en Nicaragua, en 1985, donde fue responsable del área de urgencias del hospital de Somoto, zona que se encontraba entonces en un conflicto armado. «Me movió el convencimiento de que, con mi profesión, tenía capacidad para aportar en esa situación», explicó Azucena Esteban, que en su trayectoria como cooperante y supervisora de proyectos ha estado en lugares como Nicaragua, Colombia, Guatemala, Mozambique, Sierra Leona, campamentos saharauis o Palestina.

Una trayectoria dilatada

De su larga trayectoria, destaca su experiencia en Nicaragua después del huracán Mitch en 1999. El paso de este ciclón tropical, considerado uno de los más devastadores de la era moderna, causó cerca de 11.000 muertos en América Central, y dejaron las redes de infraestructuras nacionales de la zona seriamente dañadas. Mitch dejó precipitaciones históricas en Nicaragua y Honduras. La cooperante participó en el análisis que se realizó sobre la situación médica en el país nicaragüense tras el paso del huracán, estudio que se empleó para organizar las ayudas posteriores para reconstruir el sistema de salud en Nicaragua.