Estos son los destinos más sorprendentes de la diáspora asturiana

Nacho G. Ruano / Carmen Fernández REDACCIÓN

EMIGRACIÓN

Bungalow en Fiji
Bungalow en Fiji

Exóticos, peligrosos, raros... la emigración astur se extiende por 124 países del mundo

10 mar 2019 . Actualizado a las 13:51 h.

Es complicado encontrar una retransmisión deportiva internacional en la que no aparezca una bandera asturiana de entre la multitud. La presencia de la diáspora asturiana se extiende a 124 países. Un número nada desdeñable si se tiene en cuenta que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoce 194 estados en todo el mundo. Por ello, no es de extrañar que, entre todos los países en los que hay registrados asturianos, se encuentren algunos lugares sumamente curiosos, tanto por su exotismo, en varios casos, como por su peligrosa situación sociopolítica. Estos son algunos de los destinos más sorprendentes del éxodo asturiano.

SIRIA

Parece ser que los asturianos no tienen miedo al peligro. O, al menos, así lo dejan patente las tres personas que el Principado tiene registradas en este país. La guerra, los atentados yihadistas y la huida masiva de los habitantes de este país han dejado a Siria destrozada, tanto social, política y económicamente. La Primavera Árabe fue el caldo de cultivo de una inestabildad en los países del norte de África que acabó llegando al estado sirio, desencadenando una guerra civil en la que todavía está sumido. Condiciones que dificultan sobrevivir en este complicado entorno, que parece no amedrentar a estos tres valientes asturianos.

Bombardeos en Guta (Siria)
Bombardeos en Guta (Siria)

IRAK

La antigua Mesopotamia, considerada como el lugar de nacimiento de la escritura, evolucionó históricamente hasta la actual República de Irak. La cuna de los sumerios, la primera civilización existente, ha pasado a ser un estado controlado por una coalición internacional que pasó a ocupar todo el territorio de este estado fallido. Desde 2003, la violencia ha estado presente de manera diaria en la realidad iraquí, y el país se ha situado entre los más inestables del mundo. A pesar de todos estos factores, que disuarirían a casi cualquier persona de vivir en Irak, una persona asturiana ha decidido, pese a todos estos condicionantes, residir en la antaño «cuna de la civilización».