Estos son los 10 países que te lo ponen más fácil para emigrar

En muchas ocasiones el papeleo y los requisitos son infinitos, pero hay algunos países que te reciben con los brazos abiertos con muy pocas condiciones

Un avión comercial despegando
Un avión comercial despegando

Redacción

Tomar la decisión de comenzar una nueva vida en un país diferente al tuyo no siempre es fácil. Además, las reglas estrictas de admisión que tienen algunos países (condiciones personales, ingresos, visados, papeleo…) pueden hacer que cambies de idea y termines por no vivir esa experiencia. Si estás pensando en adentrarte en esta aventura que supone la emigración, te traemos una lista de diez países en diferentes continentes que te lo ponen más fácil.

Austria

Austria es uno de los países más pequeños de la Unión Europea, con fascinantes lugares que visitar, aunque algo caro. A pesar de eso, es uno de los países europeos que más tipos de permisos de residencia concede, en concreto diez. Cualquier ciudadano europeo o estadounidense puede realizar el trámite desde la propia Austria, pero cualquier otro ciudadano no perteneciente a este grupo deberá tramitarlo desde su país de origen.

Bélgica

En Bélgica las cosas son muy sencillas. Una vez encuentres trabajo allí (que debes buscarlo desde tu país), te concederán un visado de trabajo. Dos semanas después desde el día en el que te incorporas a tu puesto laboral, se te otorga el permiso de residencia. A pesar de que esta parezca una condición muy pobre, dice mucho del país, ya que otros son muy reacios a contratar extranjeros en detrimento de un ciudadano autóctono.

Australia

Al igual que Austria, este gran país ofrece diez tipos de permisos de residencia diferentes, lo que juega a su favor ya que es uno de los países con densidad de población más baja. Quizás este sea uno de los motivos por los que les abren las puertas encantados a cualquier persona que lo desee. Para concederte el visado de residencia, el gobierno australiano te solicita haber estado viviendo en el país durante al menos dos años dentro de los últimos cinco (con alguno de los nueve tipos restantes de visado), sin haber abandonado Australia por más de tres meses seguidos. También debes hablar inglés y realizar un pago por los trámites del visado, cuyo precio varía dependiendo del tipo de visado que se te otorgue.

Nueva Zelanda

La gran belleza natural de este país atrae cada vez a más personas que deciden comenzar una nueva vida en otro país. La tramitación del visado es muy similar a la de Australia, aunque es más sencillo conseguir un visado si tienes un trabajo. En la web del gobierno ofrecen un «simulador» en el que introducir tu situación (si tienes o no una oferta de empleo en Nueva Zelanda, tu edad y tu país de origen) y te proponen las variables que mejor se adaptarían a tu situación.  

Canada

Al contrario que su país vecino, Estados Unidos, Canadá es la cara amable de la inmigración. Sus reglas para aceptar nuevos inquilinos son muy liberales, y más incluso si tienes una buena formación. Si alcanzas el nivel educativo y de cualidades que Canadá necesita, simplemente deberás rellenar un formulario y la tramitación del visado es excesivamente rápida.  

México

Es uno de los países más sencillos del mundo al que llegar e instalarse. Tan solo es necesario solicitar una visa FMM a tu llegada a México. Con este visado podrás residir durante seis meses en el país, y es renovable de por vida. El precio es de 21 dólares (19 euros) en cada renovación, por lo que vivir legalmente en México te costaría tan solo 38 euros.

Belice

Este país de habla inglesa, situado entre México y Guatemala, es otra de las opciones sencillas para comenzar una vida en otro país. Se puede solicitar un visado de 30 días, y has de renovarlo cada mes durante todo un año. Después de esos doce meses, podrás solicitar la estadía permanente en el país. Eso sí, antes deberás pagar 1.000 dólares (898 euros) y pasar por los trámites burocráticos correspondientes. Eso sí, algunas estados provinciales o departamentos exigen que usted deje el país por 15 días cada 6 meses.

Costa Rica

Las paradisiacas playas de Costa Rica son un destino ideal si quieres que la paz reine en tu vida, eso sí, tendrás que tener unos ingresos elevados para ello. Para poder obtener el visado costarricense se necesitan unos ingresos mensuales de 2.500 dólares mínimo (2.245 euros) durante un periodo de dos años, y tener en tu poder una carta de tu jefe que certifique que ganas esa cantidad. Si esta opción no la ves viable, puedes optar por abrir tu propio negocio, aunque debes invertir una cantidad mínima de 200 mil dólares (178 mil euros).

Panamá

Panamá es otra buena opción para trasladar tu vida a Latinoamérica. Es un lugar seguro, se habla inglés y la moneda oficial es el dólar. Para vivir en este país se necesita declarar que posees unos ingresos mínimos de mil dólares (899 euros), aunque para los más jóvenes se solicita un depósito de 5.000 dólares (4.497 euros) en un banco panameño. Además, para obtener la misa de residencia has de provenir de un país amigo (como es el caso de España), y, como en el caso de Costa Rica, tener un trabajo o un negocio propio.

Paraguay

Terminamos esta clasificación con Paraguay, en el que obtener el visado es el más sencillo de la lista. Tan solo has de abrir una cuenta en un banco paraguayo y depositar en dicha cuenta una cifra que oscile entre los 4.500 y 5.500 dólares (entre 4.000 y 4.900 euros)

Comentarios

Estos son los 10 países que te lo ponen más fácil para emigrar