De estudiante de inglés a emprendedor visionario, así nació «Escocia Turismo»

Benjamín Suárez, natural de San Juan de la Arena, se mudó a Edimburgo con la intención de mejorar su soltura con el idioma. Dos hijos, una empresa y diez años después, así es su día a día

Benjamín Suárez, propietario y fundador de Escocia Turismo
Benjamín Suárez, propietario y fundador de Escocia Turismo

Redacción

Hace diez años Benjamín Suárez decidió que era el momento de levar anclas y lanzarse a la aventura de mudarse por medio año al extranjero para mejorar su inglés. Natural de San Juan de la Arena, aunque viviendo a caballo entre esta y Cudillero, donde fue miembro de la banda de gaitas, escogió Escocia como el destino ideal para él. En Edimburgo, capital escocesa, vivía un amigo que le ofreció su hospitalidad en el momento de su llegada, algo que hizo más fácil que Suárez pudiera viajar a este destino que siempre le había parecido atractivo. Desde ese momento han pasado diez años y esos seis meses se han transformado en una familia, dos hijos y su propia empresa en Escocia.

Una vez establecido en Edimburgo, su amigo le comentó que había varias empresas interesadas en contratar guías turísticos que hablasen español, por lo que se convirtió en guía-conductor al poco tiempo. Previamente Suárez ya había trabajado en el sector del turismo, concretamente en el turismo de aventura como instructor de buceo y monitor de ocio y tiempo libre en varias empresas de turismo activo, por lo que su experiencia y el español le facilitaron encontrar este trabajo. Pero el asturiano, que se define a si mismo como un emprendedor, comprobó que el producto que se ofrecía en Escocia para los hispanohablantes «era un producto muy comercial sin alma, así que consideré que había un gran vacío en servicios de calidad cuidando los detalles que es lo que verdaderamente me gusta». Así fue como apenas 3 años después de mudarse decidió crear su propia empresa turística: Escocia Turismo.

Desde su empresa, compuesta por un equipo de 4 guías, flota propia y oficina en Edimburgo en la que trabajan 3 personas más además del propio Suárez, se centran en turistas hispanohablantes, en su mayoría procedentes de España. El de La Arena cuenta que el proceso de constituir esta empresa fue rápido y sencillo, asegurando que en menos de 24 horas tenía cerrada una entidad lista para operar, aunque afirma que la logística fue mucho más compleja. «En Escocia es un proceso muy sencillo que se realiza por internet, se paga muy poco de autónomo (el equivalente a unos 15 euros al mes) y tienes grandes facilidades. Por ejemplo, a la hora de las declaraciones de IVA (VAT en Reino Unido), las empresas que no superen las 85.000 libras (unos 100.400 euros) de facturación están exentas de hacerla. Tampoco lo desgravas, pero es de gran ayuda cuando comienzas una actividad empresarial», comenta Suárez.

Tras siete años en activo el asturiano considera que existe una gran diferencia entre el sector turístico español y el escocés. «Mi percepción es que en Escocia, o en Reino Unido en general, son muy conservadores y magnifican mucho su historia, tanto la buena como la mala. Creo que España supera con creces a Reino Unido, especialmente en hotelería y hostelería, pero en marketing y gestión del patrimonio histórico tenemos bastante que aprender de los escoceses», explica. En su caso, está seguro de que contar con el equipo humano que conforma Escocia Turismo es un plus. «Sigo toda la operativa de la empresa muy de cerca y tengo contacto directo con todos los miembros del equipo los cuales me cuentan sus penas y alegrías», asegura.

Benjamín Suárez junto con Leo Harlem, uno de los famosos que ha utilizado el servicio de Escocia Tursimo
Benjamín Suárez junto con Leo Harlem, uno de los famosos que ha utilizado el servicio de Escocia Tursimo

Y si hay algo en lo que han trabajado a fondo durante estos años es en ofrecer un producto diferenciado dentro de la oferta que se puede encontrar en cuanto a turismo en Escocia. Realizan excursiones de un día con salida regular tanto desde la ciudad de Edimburgo como de Glasgow, siendo así la única empresa en español que ofrece salidas regulares garantizadas desde Glasgow, pero también hacemos muchas excursiones y visitas en privado, así como viajes de varios días y viajes tipo Fly & Drive. También han sido los elegidos por personalidades como Carmen Martínez-Bordiú o Leo Harlem para guiarles en la aventura de conocer Escocia. Pero si hay algo por lo que han apreciado que las visitas aumentan es, sin duda, por el mundo del cine y la televisión.

En los últimos años, los paisajes escoceses se han dado a conocer en la gran y la pequeña pantalla, y eso ha repercutido en el turismo del país. «En los últimos años vienen muchos pasajeros preguntando por las localizaciones de la serie Outlander, de las que tenemos una excursión tematizada con salida tanto de Edimburgo como de Glasgow. Pero la gente todavía habla y pregunta por William Wallace y Mel Gibson en Braveheart, de la cual también tenemos excursión tematizada, y muchas otras localizaciones de películas y series. Lo cierto es que la oficina oficial de turismo de Escocia (Visit Scotland) ha hecho un gran trabajo durante muchos años fomentando que las productoras vengan a rodar a Escocia, ciertamente el paisaje escocés es de película», cuenta Suárez.

Este mundo del turismo se ha convertido durante los últimos diez años en la vida diaria de Benjamín Suárez. Sus hijos, de 6 y 4 años, han nacido en Edimburgo, donde desde el primer día el asturiano se ha sentido como en casa. Ahora, y a pesar de que «los asturianos siempre llevamos la tierrina grabada a fuego en el corazón», no tiene pensado moverme a ningún sitio actualmente. «Estoy muy a gusto y agradecido a los escoceses de que me hayan acogido de la manera que lo han hecho». Influye también el hecho de que, salvando las distancias, Suárez considera que el estilo de vida escocés y el asturiano no son tan diferentes.

«Se nota la influencia y presencia celta en ambos. Culturalmente existen muchas leyendas que se encuentran tanto en Asturias como en Escocia, y ambos son muy acogedores, sonrientes y hospitalarios. Donde más diferencia noto es en la gastronomía que, aunque hay casi el mismo producto, la forma y variedad de cocina es abismal, con la balanza inclinándose muy notablemente para Asturias». Pero como en la mayor parte de los casos de asturianos que viven en el extranjero, siempre hay algo que se echa más de menos. En este caso, Suárez extraña mucho la sidra asturiana. «Aquí también existe, pero es más parecido a un kas de manzana con un poquitín de alcohol, así que me hace falta echar unos culetes en condiciones de vez en cuando».

Comentarios

De estudiante de inglés a emprendedor visionario, así nació «Escocia Turismo»