El Ceares da el salto al cine

El documental El equipo de mi barrio contará la historia de supervivencia del club de fútbol gijonés tras recaudar más de 16.000 euros en una campaña de crowdfunding

El Equipo de mi Barrio from Boogaloo Films on Vimeo.

Teaser de «El equipo de mi barrio», producido por Boogaloo Films y dirigido por Rafa de los Arcos El documental contará la historia de supervivencia del Ceares tras recaudar más de 16.000 euros en una campaña de crowdfunding

Gijón

El Unión Club Ceares es un club de fútbol atípico. O, en realidad, quizá no lo sea. Cuando en la temporada del 2011/2012 el club estuvo a punto de desaparecer y los socios tomaron las riendas para evitarlo, se erigió en el mejor ejemplo de esos equipos de barrio que mantienen vivo el espíritu original con el que se gestaron: crear comunidad en torno al deporte. El UC Ceares, en donde todas las decisiones se toman de forma asamblearia, es hoy un motivo de orgullo para sus socios que tienen como uno de sus lemas Against modern football (Contra el fútbol moderno). Puede que el Ceares sea uno de tantos clubs en los que los socios son quienes toman las decisiones, pero basta asistir a uno de los encuentros del primer equipo para percibir que se rompen los tópicos que rodean al llamado deporte rey. Desde la música hasta los guiños británicos con ese Esto ye La Cruz en la entrada al campo, los tres idiomas (castellano, asturiano e inglés) utilizados en su web, las actividades culturales, los precios populares o la huerta de lechugas y puerros que crece en la grada norte. Todo se gestó en una folixa y así es como se vive en La Cruz cada partido.

 La historia de supervivencia de este modesto club gijonés, que este año cumple 70 años, llamó la atención del realizador gallego Rafa de los Arcos cuando vio un reportaje sobre su transformación cooperativa en la revista Pananka. «Le despertó la curiosidad y pensó que había material para rodar un documental», explica el secretario del UC Ceares, Xosé Estrada. La primera visita fue hace tres años y «vio que había historia». Desde entonces, han sido varias visitas periódicas para conocer el funcionamiento y el entorno del club, en pleno barrio de Ceares y con el campo de La Cruz como punto de encuentro. Las últimas tres semanas de rodaje culminaron en julio con una campaña de crowdfunding en Verkami de por medio para hacer frente al montaje y a la postproducción.

327 mecenas para finalizar el documental

El documental, que se titulará El equipo de mi barrio, consiguió recaudar 16.190 euros de los 15.000 previstos inicialmente por el equipo de la productora independiente de Barcelona Boogaloo Films. La cantidad más alta que se ha conseguido hasta ahora para un proyecto que tiene que ver con Gijón. El UC Ceares mueve a mucha gente. Tiene 450 socios. Cada partido de su primer equipo, en Tercera División, reúne a centenares de seguidores. En los diez primeros días de la campaña de Verkami ya se habían conseguido 140 mecenas. A su término fueron 327 las personas que aportaron desde 15 hasta 3.000 euros. Casi un centenar aportaron 50 euros, cuya recompensa incluye el nombre en los créditos del documental, un DVD, una bufanda del club, la camiseta con el lema Against Modern Football y una invitación para el estreno del filme, bien en Gijón o en Barcelona. El estreno está previsto en marzo del año que viene.

El documental, como explica Estrada, se centra en el día a día del club (e inevitablemente del barrio de Ceares, otro más castigado por la crisis): «En sus gentes, en quienes trabajan para sacarlo adelante, en las actividades culturales y deportivas y en la relación del club con el barrio y el entorno social en el que está».  El UC Ceares es uno de los equipos humildes de la Tercera División. Su presupuesto total, no sólo para el primer equipo sino para todas las actividades deportivas, sociales y culturales que se organizan, es de 80.000 euros. Proceden de las aportaciones de los socios y del pequeño comercio del barrio. Este verano, con motivo de esos 70 años de historia, se organizaron diversos actos deportivos y culturales que refuerzan la implicación del club en el barrio obrero en el que nació. Desde un festival de rock con Lagartija Nick, Peralta, Dixebra y Ana Curra (exParálisis Permanente), al que asistieron unas 600 personas en el colegio de Los Pericones, hasta encuentros de fútbol popular con otros equipos que también se gestionan de forma asamblearia, o la semana pasada la visita de las campeonas de la Liga Femenina, el Atletic Club.

La función vertebradora de los equipos de barrio

La gran familia ciarista la integran 12 equipos federados y, en fútbol escolar, también tiene presencia en varios colegios. Con esos 80.000 euros de presupuesto total se hacen milagros cada temporada. Quizá no sea el que menos presupuesto tiene entre los equipos de Tercera División, pero «estamos entre los tres más bajos seguro». Lo que sí está claro es que, una vez que el documental eche a andar por los festivales nacionales e internacionales, la historia del UC Ceares se convertirá en un símbolo de lo que muchos equipos modestos están tratando de conseguir. El gran referente posiblemente sea el Cork City FC, que también fue recuperado por los socios en cooperativa en 2010 y dos años después volvió a la primera categoría irlandesa. «Lo que pretende este fútbol es que la gente vea el equipo de su barrio, de su pueblo, y lo vincule realmente al deporte, en donde la dispersión es muy grande. A través de los clubs deportivos y, en concreto de fútbol por ser el deporte más popular, se está cumpliendo una función vertebradora en los barrios y se genera una sensación de pertenencia, de comunidad. Eso no lo cumple el fútbol profesional y es lo que estamos intentando en muchos clubs al vincular al barrio con su equipo», explica Estrada.

Como se decía en la campaña de crowdfunding para terminar el documental que llevará las gestas y a las gentes del Ceares más allá de La Cruz, hoy este equipo vive su edad de oro , el ambiente del barrio es envidiado por todos los clubs de la categoría y, pese a los recursos limitados, cada año atrae a jugadores de más calidad. Prefieren quedarse en el Ceares a ganar más dinero y, si se van, se vuelve a construir un equipo en las asambleas que se celebran cada tres meses. «Seremos un equipo modesto, pero que nos venga a ver todo dios», dice uno de los seguidores en las grabaciones que ya pueden verse del documental. Keepin’ the faith since 1946 (manteniendo la fe desde 1946) es el otro gran lema del club. Y así han sobrevivido en los tiempos del fútbol de las estrellas millonarias...

Comentarios

El Ceares da el salto al cine