¿Son las vías ciclistas de Gijón lo suficientemente seguras?

Ciclistas urbanos proponen un plan de mejora integral de todas las infraestructuras vinculadas a la bicicleta, que escolares de cinco colegios públicos empezarán a utilizar este curso en sus desplazamientos

¿Son las vías ciclistas de Gijón lo suficientemente seguras? Alumnos ciclistas de los colegios Campoamor, Lloréu, Cervantes y la Escuelona, en la plaza Mayor

Gijón

Hasta 200 escolares ocuparon ayer con sus bicicletas la plaza Mayor de Gijón con motivo de las actividades de la Semana Europea de la Movilidad. La concejala de Educación, Montserrat López, era la encargada de escuchar las peticiones y los consejos que, sobre la movilidad ciclista, plantearon los alumnos de los colegios públicos Ramón de Campoamor, Lloréu, Miguel de Cervantes y la Escuelona. Los cuatro centros, más el colegio Río Piles, serán los primeros en participar en los caminos escolares, una iniciativa municipal para promover que los alumnos de 5º y 6º de Primaria vayan en bicicleta al colegio.

No hace falta decir lo felices y motivados que están los escolares con este proyecto, que llevan a cabo los monitores de la asociación La Biciclante en colaboración con Asturies ConBici. En concreto, serán dos programas educativos que se desarrollarán a lo largo del primer semestre de este curso en estos cinco colegios. Primero, el proyecto La bicicleta en la escuela, que ya estaba operativo en el Cervantes («todo un modelo para el resto de colegios de Gijón», como recordó una de las alumnas del centro) y con el que se realizarán actividades teóricas y prácticas para concienciar sobre la movilidad sostenible y la seguridad vial. Los caminos escolares son itinerarios establecidos que los alumnos de cada centro podrán seguir, al principio guiados por los monitores, para realizar el trayecto entre sus casas y la escuela de forma segura.

Un detallado y exhaustivo informe con las deficiencias y las soluciones para corregirlas

La siguiente pregunta, de seguro, se la habrán hecho algunos de los progenitores cuyos hijos participarán en estas iniciativas: ¿son las vías ciclistas de Gijón lo suficientemente seguras? El esfuerzo realizado desde el ayuntamiento para fomentar el uso cotidiano de la bicicleta en los últimos años se aprecia en el incremento de la infraestructura ciclista y, de hecho, los itinerarios escolares serán vías de circulación preferente para los pequeños ciclistas y estarán debidamente señalizados. Sin embargo, el camino emprendido sigue abierto a mejoras y precisamente el grupo de ciclismo urbano de Gijón de Asturies ConBici presentaba este año a los responsables municipales un plan de mejora integral de todas las vías ciclistas de la ciudad para hacerlas más atractivas, seguras y eficaces.

El informe estudia al detalle todos los tramos ciclistas existentes y señala las deficiencias y puntos críticos de cada recorrido aportando para todos ellos propuestas de mejora, en su mayoría de bajo coste. En concreto, se analizan siete entornos diferentes, en los que se señalan los ángulos con visibilidad reducida, las curvas cerradas, la ausencia o deficiencias en los pasos ciclistas, propuestas de rebajes de bordillos, colocación de paneles informativos o mejoras y ampliaciones en los aparcabicis, por ejemplo, del Ateneo de La Calzada (con espacio insuficiente) y de los equipamientos municipales de El Llano. 

Paneles informativos con itinerarios y conexiones

Así, en la zona oeste, se analizan los tramos ciclistas comprendidos entre la avenida Príncipe de Asturias, el parque de Moreda, la plaza Padre Máximo González y el cruce con la calle de Mariano Pola. El estudio señala que el túnel de Moreda es uno de esos puntos de visibilidad reducida y se propone colocar señalización de advertencia a ciclistas y de aviso a peatones. También se plantea que se coloquen paneles informativos en Cuatro Caminos, el parque de Moreda y el área de autocaravanas de la playa del Arbeyal de manera que se informe de los itinerarios y conexiones posibles, o habilitar una acera para peatones en el tramo comprendido entre la Flex y el viaducto de Juan Carlos I, puesto que no tienen más remedio que hacer uso del carril bici, frecuentemente ocupado por coches, furgonetas y camiones.

En las vías ciclistas de las avenidas de Carlos Marx y Portugal, en la que se proponen pasos ciclistas en las intersecciones principales y rebajes de bordillos, y en Nuevo Gijón y Tremañes, principalmente que se una el carril bici de la calle de Dolores Ibárruri con el de la calle de la Sierra del Sueve, además de continuar la vía verde de La Camocha con un paso ciclista que atraviese la calle de Los Campones, siga por el parque hasta el camino del Melón y entronque con el túnel de la calle de La Pureza y el camino de las Industrias.

Resolver el final del carril bici de la avenida de la Constitución por la plaza de Europa

En la avenida de la Constitución, el mejor ejemplo de un carril bici sin continuidad (en su confluencia con la avenida de Schultz), se propone resolver esta situación con un paso ciclista hacia la plaza de Europa, junto al paso de peatones del museo Nicanor Piñole, haciendo un simple rebaje del bordillo para entrar en un nuevo carril bici que iría en la zona ajardinada entre el paseo peatonal y el museo, para luego bifurcarse hacia la calle Covadonga y la plaza del Seis de Agosto.

En esta avenida también se señala que el peligro que entraña el paso ciclista de la avenida de Carlos Marx, puesto que hay que atravesar el paso de peatones para incorporarse al carril bici, y que no hay modo lógico de poder hacerlo a la calle Pérez de Ayala. Para la avenida de Schultz, cerrada al tráfico particular y con una regulación semafórica «inaceptable» para el transporte público y las bicicletas, se proponen semáforos inteligentes que detecten la presencia de vehículos o que incorporen una temporalización que priorice esta vía sobre sus perpendiculares, justo al revés de lo que ocurre ahora.

Zonas agrietadas y abombadas en los trayectos de El Llano

En El Llano y Pumarín, se analizan los tramos ciclistas de las avenidas de Gaspar García Laviana y del Llano, así como de los Pericones, proponiéndose habilitar tres pasos ciclistas que den sentido al recorrido, rebajes de bordillos y la reparación de las zonas agrietadas y abombadas. Además, se plantea que se realicen continuaciones de los carriles bici de El Llano (hasta el parque de Begoña o, en su defecto, limitar un carril de La Calzada a 30 kilómetros por hora) y de Los Pericones, que muere antes del pabellón de deportes y que podría continuar hasta el cruce de la calle Ana María para tener sentido, además de una salida a la altura de la calle Pintor Manuel Medina y al camino del Pintu. Los ciclistas urbanos echan en falta paneles informativos en varios cruces de esta zona en los que se informe sobre destinos, conexiones e incluso distancias y tiempos.

Por último, en Viesques y La Guía, en los tramos de las calles Daniel Palacio Fernández y Gloria Fuertes, la senda fluvial y la carretera de Villaviciosa, se proponen rebajes de bordillos, arreglo de baches, retirar los incómodos aparcabicis con soporte de rueda o habilitar pasos ciclistas en Albert Einstein y en la avenida de Justo del Castillo.

Hoy que se celebra el Día Mundial Sin Coches, las actividades de la Semana de la Movilidad en Gijón se cierran con la presentación de los objetivos del plan de movilidad, que contempla por ejemplo que Moreda sea zona 30. Además se cerrará al tráfico la avenida de Rufo García Rendueles para celebrar una gymkana con la que se logrará ser experto en movilidad y cuidado del medio ambiente y las actividades de 30 Días en Bici, con un taller de ciclomecánica con revisiones gratuitas de bicis, una exposición de cargobikes y diversas charlas y presentaciones.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

¿Son las vías ciclistas de Gijón lo suficientemente seguras?