«Llevas toda la vida intentando tirar para adelante y ahora te ves sin nada más que deudas»

Una familia gijonesa, con un hijo de 5 años, será desahuciada de un piso de alquiler la semana que viene. El apoyo de la PAH ha servido para que se les conceda un piso temporal

Miembros de la PAH, a las puertas de la empresa de vivienda de Gijón, protestan contra un desahucio.Miembros de la PAH, a las puertas de la empresa de vivienda de Gijón, protestan contra un desahucio
Miembros de la PAH, a las puertas de la empresa de vivienda de Gijón, protestan contra un desahucio

Gijón

Mónica empezó a trabajar a los 15 años en la hostelería. Hoy tiene 40. Hace unos años se mudó con su pareja a un piso de alquiler en El Llano, en el que residían con su hijo de cinco años. Pagaban 550 euros al mes y «estaba justo al lado del negocio de hostelería que teníamos, nos venía muy bien». El negocio acabó cerrando y, en enero de este año, solicitó el salario social. Cuatro meses después, cuando le concedieron una paga de unos 600 euros, advirtió a la asistenta social de que no iba a poder seguir pagando su alquiler. «Me dijo que no podía hacer nada, que me buscase la vida y la solución que encontramos en abril fue dejar de pagar el alquiler», explica. En junio le llegó el aviso de desahucio. «Es una vergüenza que tengamos que llegar a este punto. Hace cinco años estaba bien, tenía un buen sueldo. Llevamos toda la vida intentando tirar para adelante y te quedas sin nada más que deudas. Me había ido de casa con 16 años y ahora todas las semanas tengo que ir a casa de mi madre para que me ayude», lamenta.

Desde que le llegó la orden de desahucio, «empecé a dar vueltas de un sitio a otro hasta que en septiembre contacté con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), y gracias a ellos tengo un piso», agradece. Miembros de la PAH arropaban esta mañana, a las puertas de la Empresa Municipal de la Vivienda de Gijón, a esta familia que tendrá que abandonar el próximo 20 de diciembre el piso de alquiler de El Llano. Hasta hoy por la mañana no tenían ninguna alternativa habitacional. El 11 de octubre la familia había solicitado una vivienda de emergencia y su caso no había sido estudiado hasta hoy. «El martes que viene es el día del desahucio y ahora nos vemos con un piso, aunque sea en precario. Ya nos veíamos en la calle. Como tengo media casa empaquetada, mi hijo siempre me pregunta que cuándo y a dónde nos vamos», dice Mónica. 

Apoyo de miembros de la PAH

La familia se reunía a primera hora de hoy con responsables de la Empresa de Vivienda, acompañados por el portavoz de la PAH en Asturias, Miguel Ángel García, y, como resultado, se les ofreció una vivienda «en precario» en un lugar que aún está por determinar y mientras se busca una solución más estable. Mónica explica que, cuando vieron que no podían hacer frente a los 550 euros de alquiler, intentaron buscar otra vivienda más asequible, «pero te piden nómina, aval bancario y dos meses de fianza. En la Empresa de Vivienda te dan una ayuda para el alquiler pero está tardando cuatro meses y no sales de ese círculo. Me decían que a ver si encontraba a un propietario que estuviera dispuesto a esperar cuatro meses por la fianza. Es la pescadilla que se muerde la cola. Estás sin dinero, tienes que hacer virguerías y muchos meses a partir del día 20 la nevera está vacía». 

A su pareja, además, ya le habían desahuciado del piso en propiedad que tenía hace cinco años y les siguen reclamando 30.000 euros pese a ello. «Algún día tendremos que levantar cabeza. Intento que mi vida sea otra vez la que era», indica. De momento, al menos ya tienen dónde vivir una vez que esta semana se firme el contrato con la Empresa de Vivienda. Y es importante sobre todo si se tiene en cuenta, como indica Miguel Ángel García, que en los casos de desahucio en los que hay menores de por medio se suele retirar la custodia a los padres. García también critica que hayan tenido que insistir ante el ayuntamiento para encontrar esta solución momentánea. «Los desahucios hipotecarios están bajando en Asturias, pero los de alquiler están subiendo. Y si te desahucian te vas a la calle, no hay más alternativa que esa u ocupar uno de los miles de pisos que tienen los bancos cerradas en Gijón». 

También explica que, según los últimos datos disponibles que incluyen garajes y locales, «cada día en Asturias se registran dos desahucios de alquiler por uno hipotecario. Llegamos a tener hasta cinco hipotecarios al día». Por ello, incidió en el hecho de que las viviendas de emergencia social deben también concederse a personas que han sido desahuciadas de una vivienda de alquiler, algo imposible ahora en base a un decreto del Principado «obsoleto» y que «si fuera derogado agilizaría los trámites» en estas situaciones en las que el tiempo siempre apremia. «La situación desde 2013, cuando se revisó ese decreto, ha cambiado mucho y hoy la mayoría de los desahucios son por alquileres», insistió, instando a que se faciliten las condiciones para las familias que, como la de Mónica, se ven sin alternativas como consecuencia de la crisis.

Comentarios

«Llevas toda la vida intentando tirar para adelante y ahora te ves sin nada más que deudas»